Contaminación acústica

Convertir este post a PDFAntes de comenzar, conviene aclarar algunos de los términos que se utilizarán en lo sucesivo. Cuando se habla de contaminación inmediatamente imaginamos alguna sustancia o germen […]

Antes de comenzar, conviene aclarar algunos de los términos que se utilizarán en lo sucesivo. Cuando se habla de contaminación inmediatamente imaginamos alguna sustancia o germen indeseado que se incorpora a un medio. En una acepción un poco más general, podemos hablar de contaminación cuando dicho medio es alterado nocivamente por cualquier agente. En este sentido, el ruido puede llegar a ser, efectivamente, un agente deletéreo, y por consiguiente puede ser un factor de contaminación ambiental.

A veces se habla de contaminación o polución sonora. Creemos que referirse a contaminación acústica es más general, porque incluye también el efecto de ultrasonidos y infrasonidos, ambos inaudibles para el ser humano, pero capaces de ocasionar efectos perniciosos para el hombre y el ecosistema. Por último, unos comentarios respecto al vocablo ruido. Hay una frase muy conocida que dice: “Mis sonidos son música; los de mi vecino son ruido.”

Esta frase muestra claramente la naturaleza del problema de definir qué es ruido. En términos generales, podríamos decir que ruido es cualquier sonido no deseado. Un ruido puede ser o no molesto, y el grado en que lo sea depende de muchos factores, no solamente de su intensidad. Así, la gota de agua de una canilla que pierde puede ser mucho más molesta que millones de gotas de lluvia. En cambio, el que un sonido sea dañino está en relación bastante directa con su intensidad, sea éste ruido, música o un programa de TV que nos interesa.

Efectos nocivos de los ruidos intensos

Existen numerosos estudios realizados acerca de los efectos del ruido intenso sobre el ser humano. Estos pueden clasificarse en efectos clínicos y no clínicos.

a) Efectos clínicos.

La hipoacusia (disminución de la capacidad auditiva) es el más conocido. Puede ser temporaria (o reversible), lo cual sucede, por ejemplo, después de algunas horas de exposición a un ruido intenso seguidas de un prolongado descanso, o permanente (o irreversible), cuando la exposición se reitera día a día durante varios años, lo cual suele ocurrir en determinados ambientes laborales, aunque esto no es excluyente, como veremos. El tiempo necesario para adquirir una hipoacusia irreversible depende de la susceptibilidad (o labilidad) de cada individuo, de la intensidad y otras características del ruido al cual está expuesto.

La presbiacusia, es decir la disminución auditiva que se adquiere progresivamente con la edad, es un tipo de hipoacusia considerada como normal. Sin embargo, estudios realizados en comunidades de escaso desarrollo tecnológico (por ejemplo los Maabanos, del Sudán), y por lo tanto muy silenciosas, han revelado que los individuos de edad avanzada tenían en promedio una agudeza auditiva superior a la de los jóvenes de 20 años de ciudades como Nueva York o Tokyo. Esto llevó a acuñar el término socioacusia para describir el fenómeno de aceleración de la presbiacusia a causa del elevado nivel de ruido ambiente.

Además de los efectos sobre el oído ya señalados, se han descripto multitud de otras afecciones en individuos expuestos a ruidos intensos, por ejemplo: hipertensión arterial, taquicardias, cefaleas, estrés y nerviosismo, disminución del rendimiento físico, alteraciones del ritmo respiratorio, disminución de la secreción salival, embotamiento del sistema del equilibrio y vértigos. Estudios epidemiológicos realizados en zonas de ruidos intensos revelan una incidencia de accidentes cardiovasculares, neurológicos, digestivos y endocrinos hasta 4 veces mayor que lo normal. En las inmediaciones del aeropuerto de Los Angeles (EE.UU.) se detectó asimismo un elevado índice de malformaciones congénitas en bebés cuyas madres estuvieron expuestas a los intensos ruidos del despegue y aterrizaje de aviones.

Los efectos sobre el sueño no se restringen al insomnio. Aún sin alcanzar los niveles necesarios para ocasionar el despertar, se ha comprobado que el ruido perturba las etapas del sueño profundo. Ello sucede porque aunque durante el sueño el sonido no es percibido en forma consciente, sí es captado inconscientemente y genera una señal auditiva perfectamente capaz de influir sobre diversas funciones del cerebro. Esto es particularmente nefasto para el crecimiento de los bebés, ya que las hormonas que favorecen el crecimiento son segregadas durante las etapas del sueño profundo. Por otra parte, como durante el sueño el ruido es menos molesto, el oído está más expuesto a sufrir deterioro.

Con respecto a los niños, tal vez es poco conocido el hecho de que su oído es mucho más delicado que el de los adultos, y por lo tanto pueden sufrir mayores daños a causa de los ruidos intensos. (La confusión surge quizás porque los niños aparentan tolerar más el ruido.)

Un efecto colateral son los trastornos del aparato fonatorio derivados de la necesidad de alzar la voz para comunicarse en ambientes ruidosos. Este problema lo sufren los profesionales que dependen de su voz para desempeñar sus tareas, como por ejemplo las maestras.

b) Efectos no clínicos.

El ruido puede producir simplemente molestia, lo cual está relacionado con la capacidad de un ruido para interferir con lo que se está haciendo. También produce molestia cuando el ruido es portador de algún mensaje o significado que no nos interesa recibir.

Otro efecto es la pérdida de concentración y la disminución de la eficiencia en el trabajo, en particular cuando se trata de tareas de tipo intelectual.

La interferencia a la palabra y a la comunicación oral es uno de los efectos más conspicuos del ruido. Se produce porque la mayor cantidad de información está contenida en las consonantes, que son mucho más débiles que las vocales y por lo tanto son fácilmente enmascaradas por el ruido. En cambio, la percepción del mensaje musical no se ve tan afectado, porque la información importante se transmite a través de sonidos comparativamente más intensos. (Por eso es que en una canción es mucho más fácil distinguir la melodía que la letra).

En los escolares, tanto la pérdida de concentración como la interferencia a la palabra derivadas de la exposición a ruidos tienen un efecto negativo sobre el aprendizaje, en particular el aprendizaje del idioma. Esto a su vez puede ocasionar retardo en la maduración intelectual.

Funcionamiento del oído

El oído es un órgano sumamente complejo compuesto de tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno. Desde el oído interno, el nervio auditivo transmite información al cerebro para su procesamiento.

a) Oído externo

El oído externo incluye el pabellón, el conducto auditivo y el tímpano. Conduce el sonido desde el ambiente hasta el sistema auditivo. El pabellón recoge los sonidos y el conducto auditivo los conduce hacía el tímpano.

b) Oído medio:

El oído medio es una cavidad llena de aire que contiene los huesos más pequeños del cuerpo: el   martillo, el yunque y el estribo. Estos están conectados al tímpano por un lado y por el otro a una ventana cubierta por una membrana situada en el oído interno. El oído medio está también conectado a la garganta por medio de la trompa de Eustaquio que ayuda a mantener la presión en el oído medio a un nivel igual al del ambiente exterior.

c) El oído interno

En el oído interno la señal sonora se procesa en la cóclea, mientras la información que afecta al equilibrio se procesa en los canales semicirculares. En toda la cóclea, que está llena de un fluído, hay unas pequeñas células ciliadas. Cuando el líquido de la cóclea se mueve debido al sonido que ha sido transmitido mediante los huesecillos del oído medio, los cilios se doblan. Esto inicia una reacción química que activa los terminales nerviosos correspondientes. Estos transmiten el mensaje al área del cerebro encargada de interpretar los sonidos.

a247_img2

La medición del ruido

El nivel sonoro se mide en decibeles. Hay dos tipos de decibeles comúnmente utilizados: los decibeles A (dBA) y los decibeles C (dB). Los decibeles C básicamente miden el sonido en cuanto a fenómeno físico. Los decibeles A, en cambio, miden la forma en que se lo percibe, así como su peligrosidad potencial para el oído.

Normalmente, un mismo ruido medido con la escala C resulta mayor que si se lo mide en la escala A, dado que en ésta casi no se tienen en cuenta los sonidos graves, en razón de que el oído es menos sensible a ellos, y además son menos peligrosos.

Es interesante ilustrar con algunos ejemplos la escala A. En el campo, en silencio, se tienen unos 30 dBA. En el interior de una casa, de día, el nivel sonoro es de alrededor de 40 dBA. Una conversación normal corresponde a 60 dBA. Un automóvil en buenas condiciones pasando a baja velocidad, a unos 70 dBA. Un colectivo promedio, acelerando, emite ruidos de alrededor de 90 dBA. Un martillo neumático a 4 metros, alrededor de 100 dBA. Por último, un avión reactor despegando, medido desde el borde de la pista, corresponde a unos 120 dBA.

Los decibeles se miden con un medidor de nivel sonoro o sonómetro (también denominado decibelímetro). Cuando se desea medir otras características de un ruido se utilizan otros instrumentos más sofisticados como el analizador de espectro y los clasificadores estadísticos.

Decibeles: ¿Qué son niveles seguros?

El daño puede ser provocado a las células pelo del oído interno y el nervio de audición por una sola exposición a sonidos fuertes como una explosión o por una exposición continuamente repetitiva a ruido. Los sonidos que son menores a 80 decibeles no es probable que provoquen pérdida de audición. Los niveles de ruido superiores a 80 decibeles pueden ser peligrosos y pueden provocar daños a su audición. Muchos expertos concuerdan en que la exposición continua a mas de 85 decibeles es peligroso para la audición.

Niveles Peligrosos :

  • 150 dB = Picos de música rock
  • 140 dB = Armas de fuego, motores jet
  • 130 dB = Martillo neumático
  • 120 dB = despegue de avión jet, música rock amplificada a 4-6 pies, estéreo de automóvil, práctica de banda
  • 120 dB = sirena de ambulancia
  • 120 -140 dB = Motocicleta, petardos

Extremadamente fuerte:

  • 105 dB = helicóptero
  • 100 -115 dB = iPods usado a nivel máximo
  • 100 dB = moto de nieve, sierra cadena, martillo neumático, disco
  • 95 dB = motocicleta
  • 90 dB = cortadora de césped, herramientas de taller, tráfico de camiones, subterráneo
  • 90 dB = juguetes ruidosos
  • 80-96 dB = restaurantes

Muy fuerte:

  • 80 dB = alarma de reloj, tráfico de calle de ciudad
  • 70 dB = aspiradora

Niveles normales:

  • 60 dB = Conversación normal
  • 35 dB = voz de murmullo

Niveles no seguros de exposición:

  • 110 decibeles o más fuertes : La exposición regular de más de un minuto expone a peligros de pérdida permanente de audición.
  • 100 decibeles: Se recomienda no más de 15 minutos de exposición sin protección.
  • 85 decibeles : La exposición prolongada a cualquier ruido superior a 85 decibeles puede provocar pérdida gradual de audición.

Como usar IPods en forma segura

El problema con IPods y demás reproductores de MP3 es que los ponemos lo suficientemente fuerte de forma tal de escuchar la música y bloquear el ruido de la calle. Esto puede hacerlo peligrosamente fuerte.

Para proteger su audición haga lo siguiente:

  • Fije el volumen mientras está en casa o en un lugar tranquilo (no en la calle).
  • Fije el volumen de forma tal de seguir escuchando los sonidos alrededor y pueda mantener una conversación.
  • Cuando sale a la calle NO LO PONGA MÁS FUERTE.
  • O compre auriculares con cancelación de ruido que bloquearán los ruidos de la calle y así no tiene que subir el volumen para escuchar la música cómodamente.

ruido

Test de audición

¿Qué tan alto puede oír? Este tono de 60 segundos le ayuda a determinar la frecuencia más alta que el oído puede detectar. El alcance del oído humano suele ser citado como de 20-20.000 Hz, pero la edad y la exposición prolongada a sonidos fuertes puede reducir significativamente la capacidad para oír altas frecuencias. Para mejores resultados, realice la prueba a un volumen cómodo en un ambiente tranquilo y el uso de auriculares de buena calidad

Se sociable, comparte!
Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...