Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus de John Gray

Una guía práctica para mejorar la comunicación y obtener lo que desea de su pareja. Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus es un manual de relaciones […]

Una guía práctica para mejorar la comunicación y obtener lo que desea de su pareja.
Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus es un manual de relaciones afectuosas en los años noventa. Revela de que manera hombres y mujeres difieren en todas las áreas de su vida. Los hombres y las mujeres no solo se comunican en forma diferente, sino que piensan, sienten, perciben, reaccionan, responden, aman, necesitan y valoran en forma diferente. Parecen casi como de planetas diferentes; hablan diferentes lenguajes y necesitan diferente alimento.

Cuando los hombres y las mujeres son capaces de respetar y aceptar sus diferencias, el amor tiene entonces la oportunidad de florecer.

El sentido de la personalidad de un hombre se define a través de su capacidad para alcanzar resultados.
El hecho de ofrecerle al hombre un consejo no solicitado equivale a suponer que no sabe qué hacer o que no sabe hacerlo por sí solo.
Hablando en términos generales, cuando una mujer ofrece un consejo no solicitado o trata de “ayudar” a un hombre, no tiene idea de hasta que punto dicha actitud puede resultarle crítica y agresiva. Aun cuando su intención sea afectuosa, sus sugerencias ofenden y lastiman. Las reacciones de él pueden ser fuertes, en especial si fue criticado cuando era niño o si observó que su padre era criticado por su madre.

El sentido de la personalidad de una mujer se define a través de sus sentimientos y de la calidad de sus relaciones.
Muchas veces una mujer solo quiere compartir sus sentimientos acerca de su vida diaria, y su marido, creyendo que la ayuda, la interrumpe con una avalancha de soluciones para sus problemas. No tiene idea de porque ella no se siente complacida.
Cuando una mujer rechaza las soluciones de un hombre, este siente que su competencia es puesta en tela de juicio. Como resultado, siente que no se confía en él, que no se le aprecia, y deja de preocuparse. Su voluntad de escuchar disminuye en forma comprensible.
Al recordar en esas circunstancias que las mujeres son de Venus, un hombre puede comprender porque ella lo rechaza. Puede reflexionar y descubrir que estaba ofreciendo soluciones en un momento en que ella necesitaba empatía y estímulo.

Una de las mayores diferencias entre hombres y mujeres es la manera en que enfrentan el estrés. Los hombres se concentran en si mismos y se apartan cada vez más mientras que las mujeres se sienten cada vez más abrumadas e involucradas emocionalmente. En esos momentos, la necesidad de sentirse bien de un hombre es diferente de la de una mujer. El se siente mejor resolviendo los problemas mientras que ella se siente mejor hablando de ellos. El hecho de no comprender y no aceptar dichas diferencias crea una fricción innecesaria en nuestras relaciones.

Cuando un hombre se siente tenso se retirará a la cueva de su mente y se concentrará en la solución de un problema. Generalmente escoge el problema más urgente o el más difícil. Se concentra tanto en la solución de dicho problema, que pierde conciencia de todo el resto en forma temporal. Otros problemas y responsabilidades quedan en un segundo plano.
En esos momentos, se vuelve cada vez más distante, olvidadizo, insensible y preocupado en sus relaciones. Por ejemplo, al mantener una conversación con él en el hogar, pareciera como si solo cinco por ciento de su mente estuviera disponible mientras que noventa y cinco por ciento restante siguiera ocupado.
Su conciencia plena no está presente porque está meditando acerca de su problema, esperando encontrar una solución. Cuando más tenso se encuentra tanto más absorto en el problema se mostrará. En esos momentos es incapaz de brindarle la atención y el sentimiento que una mujer recibe normalmente y que ciertamente merece. Su mente está preocupada y el no puede liberarla. Sin embargo, si encuentra una solución, se sentirá instantáneamente mucho mejor y saldrá de su cueva; de repente se muestra disponible para relacionarse nuevamente.
Sin embargo, si no puede encontrar una solución a su problema, entonces permanece en su cueva. Para poder salir, se dedica a leer el diario, mirar televisión, conducir su auto, hacer ejercicio físico, ver un partido de fútbol, jugar al básquet y otras actividades semejantes. Cualquier actividad estimulante que inicialmente requiera solo cinco por ciento de su mente puede ayudarlo a olvidar sus problemas y desprenderse de ellos. Luego, al día siguiente, puede reorientar con mayor éxito su atención hacia el problema.

Cuando una mujer esta tensa siente instintivamente la necesidad de hablar de sus sentimientos y todos los problemas posibles asociados a dichos sentimientos. Cuando comienza a hablar no da prioridad a un problema en particular. Si se siente perturbada, esta perturbada por todo, lo grande y lo pequeño. No se preocupa de inmediato por encontrar soluciones para sus problemas, sino que busca alivio expresándose y a través de la comprensión de los demás. Al hablar en forma desordenada acerca de sus problemas, disminuye su perturbación.
Para olvidar sus propios sentimientos dolorosos puede llegar a involucrarse emocionalmente en los problemas de los demás. Incluso, puede encontrar alivio analizando los problemas con sus amigos, parientes y socios. Ya sea que hable de sus problemas o de los problemas de los demás, dicha actitud constituye una reacción venusina natural y saludable frente al estrés.

Los hombres también se impacientan cuando las mujeres hablan de los problemas con lujo de detalles
Una mujer puede facilitarle un poco las cosas a un hombre si le comunica de antemano al final de la historia y luego retrocede y le da los detalles. Evite mantenerlo en suspenso. Las mujeres gozan comúnmente con el suspenso, porque este le brinda más emoción al relato. Otra mujer puede apreciarlo, pero un hombre puede sentirse frustrado.

Los hombres se sienten estimulados y fuertes cuando se sienten necesitados. Cuando un hombre no se siente necesitado en una relación, gradualmente se torna pasivo y pierde energías; cada día que pasa tiene menos que ofrecer a la relación. Por otra parte, cuando siente que se tiene confianza en que hará lo posible para satisfacer las necesidades de ella y ve que sus esfuerzos son apreciados, se siente estimulado y tiene más para dar.
Como las venusinas, las mujeres se sienten estimuladas y fuertes cuando se sienten apreciadas. Cuando una mujer no se siente apreciada en una relación, poco a poco se torna compulsivamente responsable y agotada por dar demasiado. Por otra parte, cuando se siente atendida y respetada, está satisfecha y también tiene más para dar.

Cuando un hombre está enamorado, comienza a preocuparse tanto por el otro como por si mismo. Se encuentra repentinamente liberado de las cadenas de sentirse estimulado solo por si mismo y queda libre para dar a otro, no para beneficio personal, sino como expresión de su preocupación altruista. Experimenta la satisfacción de su pareja como si fuera propia. Puede soportar fácilmente cualquier penuria para hacerla feliz, porque su felicidad lo hace feliz. Sus luchas se tornan más fáciles, siente la energía de un propósito más elevado.
En su juventud puede estar satisfecho de servirse solo a sí mismo, pero cuando madura la auto gratificación ya no resulta satisfactoria. Para experimentar satisfacción debe comenzar a vivir su vida estimulado por el amor. El hecho de sentirse inspirado para dar en forma libre y desinteresada lo libera de la inercia de la auto gratificación, desprovista de la atención de los demás. Aunque aun necesita recibir amor, su mayor necesidad es dar amor.
La mayoría de los hombres casi no se dan cuenta de lo importante que es para una mujer sentirse apoyado por alguien que se preocupa por ella. Las mujeres son felices cuando creen que sus necesidades serán satisfechas. Cuando una mujer se siente perturbada, abrumada, confundida, agotada o desesperada, lo que más necesita es el simple compañerismo. Necesita sentir que no esta sola. Necesita sentirse amada y apreciada.
Asimismo, muchas mujeres de hoy están cansadas de dar. Quieren tiempo libre. Tiempo para explorar como es ser una misma. Tiempo para cuidarse primero a sí mismas. Querían que alguien les proporcionara un apoyo emocional, alguien del que no tuvieran que preocuparse. Los marcianos se adaptaron perfectamente a la situación.

Habitualmente, cuando un hombre toma conciencia de que no es feliz y quiere más romance y amor en su vida, su esposa comenzara repentinamente a abrirse y a amarlo nuevamente. Los muros de resentimiento comienzan a desaparecer y el amor renace. Si hubo mucho descuido, puede pasar bastante tiempo hasta poder remediar los resentimientos acumulados, pero es posible lograrlo.
En general, cuando un miembro de la pareja realiza un cambio positivo el otro también lo hará. Esta coincidencia previsible es una de esas cosas mágicas de la vida. Cuando el estudiante esta listo, aparece el maestro. Cuando se hace la pregunta, se escucha la respuesta. Cuando estamos realmente listas para recibir, los marcianos estuvieron listos para dar.

El temor más profundo del hombre es no ser lo suficientemente bueno o ser incompetente.
Así como las mujeres tienen miedo a recibir, los hombres tienen miedo a dar.
El primer paso de un hombre para aprender a dar más consiste en tomar conciencia de que está bien equivocarse y está bien fracasar y que no tiene por qué tener todas las respuestas.
Recuerdo la historia de una mujer que se lamentaba de que su pareja nunca se había comprometido a casarse. A ella le parecía que a él no le importaba tanto como a ella. Un día, sin embargo, ella señaló que se sentía muy feliz con él. Aunque fueran pobres, ella quería estar con él. Al día siguiente, él le propuso matrimonio. Él necesitaba la aceptación y el aliento de sentirse bueno para ella, para sentir hasta que punto le importaba la situación.

Uno de los desafíos más grandes para los hombres es interpretar correctamente y apoyar a una mujer cuando habla de sus sentimientos. El mayor desafío para las mujeres es interpretar correctamente y apoyar a un hombre cuando no habla. El silencio resulta muy fácilmente malinterpretado por las mujeres.
Las mujeres necesitan entender que cuando él está en silencio, está diciendo: “Todavía no sé qué decir, pero estoy pensando en ello”. En lugar de eso, ellas escuchan: “No te estoy respondiendo porque tu no me importas y yo voy a ignorarte. Lo que me has dicho no es importante y por lo tanto no responderé”.

Una buena comunicación requiere de la participación de los dos lados. Un hombre debe esforzarse en recordar que el quejarse de los problemas no significa echar culpas y que cuando una mujer se lamenta esta simplemente dejando salir sus frustraciones al hablar de estas. Una mujer puede esforzarse en hacerle saber que, aun cuando se esté quejando, ella igual lo aprecia.

Las cuatro palabras mágicas para apoyar a un hombre son: “No es culpa tuya”. Cuando una mujer está expresando los sentimientos que la perturban, puede apoyar a un hombre haciendo una pausa de vez en cuando para alentarlo diciendo: “Realmente aprecio que estés escuchando, y si suena como si estuviera diciendo que todo esto es culpa tuya, no es mi intención que así sea. No es culpa tuya”.

El otro día me llamó mi hermana y me contó acerca de una experiencia difícil por la que estaba pasando. Mientras escuchaba me propuse recordar que para apoyar a mi hermana no tenía que ofrecerle solución alguna para su problema. Ella simplemente necesitaba que alguien la escuchara. Después de diez minutos de escucharla y decirle de vez en cuando cosas como “Oh” y “¿En serio?”, ella me dijo: “Bueno, gracias John. Me siento mucho mejor”.

Cuando un hombre ama a una mujer, periódicamente necesita retirarse antes de poder acercarse a ella. Un hombre se retira a fin de satisfacer su necesidad de independencia y autonomía. Cuando se ha retirado completamente, saltará entonces de inmediato hacia atrás. Cuando se apartó totalmente, comenzará a sentir la necesidad de amor e intimidad. Automáticamente se sentirá más estimulado a dar su amor y a recibir el amor que necesita. Cuando un hombre salta hacia atrás, retoma la relación en el grado de intimidad en el que se encontraba antes de haberse retirado. No siente ninguna necesidad de un período de reacomodación.
Si un hombre no tiene la oportunidad de distanciarse, jamás tiene la oportunidad de sentir un fuerte deseo de acercarse. Resulta fundamental que las mujeres entiendan que si insisten en una intimidad continua o en correr tras su compañero masculino cuando este se retira, él tratará entonces de escapar y tomar distancia; nunca tendrá oportunidad de sentir apasionado anhelo de amor.
Los hombres también tienen que comprender esta diferencia. Cuando un hombre salta hacia atrás, antes de que una mujer pueda abrirse nuevamente, por lo general necesita tiempo y conversación para reconectarse. Esta transición puede resultar muy agradable si un hombre entiende que una mujer puede llegar a necesitar más tiempo para recobrar el mismo nivel de intimidad, en especial si ella se sintió herida cuando él se distanció. Sin esta comprensión de las diferencias, un hombre puede tornarse impaciente porque esta repentinamente dispuesto a retomar el nivel de intimidad en el punto de intensidad en el que estaba cuando se retiró mientras que ella, en cambio, no lo está.

Cuando un hombre se está alejando no es el momento de hablar o de tratar de acercarse. Déjelo retirarse. Después de cierto tiempo, regresará. Se mostrará afectuoso y actuará como si nada hubiese ocurrido. Ese es el momento de hablar.

Una mujer es como una ola. Cuando se siente amada su autoestima sube y baja con un movimiento ondulante. Cuando se siente realmente bien alcanzará un pico, pero luego su humor puede cambiar repentinamente y su ola termina rompiéndose. Pero dicho rompimiento es temporal. Después de alcanzar el fondo, su humor variará en forma súbita y se sentirá nuevamente bien. Automáticamente su ola comenzara a levantarse.
Cuando un hombre ama a una mujer esta comienza a brillar de amor y satisfacción. La mayoría de los hombres esperan con ingenuidad que dicho brillo dure para siempre. Pero esperar que la naturaleza afectuosa de ella sea constante equivale a esperar que el clima no cambie nunca y que el sol brille siempre. La vida esta llena de ritmos: el día y la noche, el verano, el invierno, la primavera y el otoño, días nublados y días despejados. Del mismo modo, en una relación, hombres y mujeres poseen sus propios ritmos y ciclos. Los hombres se retiran y luego se acercan, mientras que las mujeres suben y bajan en cuanto a su capacidad de amarse a sí mismas y a los demás.
Lo último que una mujer necesita cuando está descendiendo es alguien que le diga que no debería estar abajo. Lo que necesita es alguien que este con ella mientras baja, para escucharla mientras comparte sus sentimientos y para mostrar empatía hacia lo que ella esta atravesando. Aun cuando un hombre no pueda comprender plenamente la razón por la que una mujer se siente apesadumbrada, puede ofrecer su amor, su atención y su apoyo.
Cuando un hombre no puede escuchar los sentimientos de dolor de una mujer porque necesita retirarse, puede decir lo siguiente: “Entiendo que te sientas herida y necesito un poco de tiempo para pensar en ello. Tomémonos nuestro tiempo”. Es mucho mejor para un hombre disculparse de esa manera y dejar de escuchar que tratar de explicar el dolor de su pareja”.

Usted probablemente conozca historias de parejas que nunca se pelean o discuten y luego, ante la sorpresa de todos, deciden divorciarse. En muchos casos, la mujer ha reprimido sus sentimientos negativos a fin de evitar las peleas. Como resultado, se siente paralizada e incapaz de sentir amor.
Cuando se suprimen los sentimientos negativos, también se suprimen los sentimientos positivos, y el amor muere. El hecho de evitar las discusiones y las peleas ciertamente resulta saludable pero no es bueno reprimir los sentimientos.

La mejor manera de ayudar a un hombre a crecer en no intentar cambiarlo de ninguna manera.

En general, cuando una mujer comparte sus sentimientos de frustración, desencanto o preocupación, cada célula del cuerpo de un hombre reacciona en forma instintiva con una lista de explicaciones y justificaciones concebidas para explicar los sentimientos de enojo de una mujer. Un hombre nunca pretende empeorar las cosas. Su tendencia a explicar los sentimientos responde simplemente al instinto marciano.
Al comprender que sus reacciones internas automáticas en esta instancia resultan contraproducentes, un hombre puede, sin embargo, llevar a cabo este cambio. A través del conocimiento y de sus experiencias respecto de lo que funciona con una mujer, un hombre puede llevar a cabo este cambio.

Cualquier relación tiene tiempos difíciles. Pueden surgir por una variedad de razones, como por ejemplo, la pérdida de un empleo, la muerte, la enfermedad o simplemente por falta de descanso suficiente. En esos tiempos difíciles lo más importante es tratar de comunicarse con una actitud afectuosa, de aceptación y aprobación. Además, tenemos que admitir y comprender que nosotros y nuestras parejas no siempre seremos perfectos. Al aprender a comunicarnos como respuesta a los enojos más pequeños en una relación, se hace más fácil enfrentar los grandes desafíos cuando aparecen de repente.

Un hombre cree que marca muchos puntos con una mujer cuando lleva a cabo algo muy grande para ella, como comprarle un nuevo automóvil o llevarla de vacaciones. Él supone que marca menos puntos cuando hace algo pequeño, como abrirle la puerta del auto, comprarle una flor o darle un abrazo. Al basarse en esta manera de apuntar los tantos, cree que logrará satisfacerla mejor centrando su tiempo, su energía y su atención en hacer algo grande para ella. Sin embargo, esta fórmula no funciona porque las mujeres poseen un sistema distinto de apuntar tantos.
Cuando una mujer apunta tantos, cualesquiera sean las dimensiones de un regalo de amor, este logra marcar un punto; cada regalo tiene el mismo valor. No importa su tamaño; logra un punto. Un hombre, sin embargo, piensa que marca un punto por un regalo pequeño y treinta puntos por un gran regalo. Dado que no entiende que las mujeres apuntan tantos en forma diferente, naturalmente centra sus energías en uno o dos grandes regalos.
Un hombre no se da cuenta de que para una mujer las pequeñas cosas son tan importantes como las grandes. En otras palabras, para una mujer, una rosa obtiene la misma cantidad de puntos que el pago a tiempo del alquiler. Sin entender esta diferencia básica en la marcación de los puntos, hombres y mujeres se ven continuamente frustrados y decepcionados en sus relaciones.

101 MANERAS DE MARCAR PUNTOS CON UNA MUJER

1. Al regresar a casa, antes de hacer cualquier cosa, ir a abrazarla.
2. Hacerle preguntas específicas acerca de su día, lo cual indica un conocimiento de lo que ella tenía planeado hacer (por ejemplo, “¿Cómo te fue en tucita con el médico?”)
3. Escuche y haga preguntas.
4. Resista la tentación de resolver sus problemas. En lugar de ello comuníquele su empatía.
5. Dedíquele 20 minutos de atención no solicitada y esmerada (no lea el diario o no se distraiga durante ese tiempo).
6. Llévele flores como sorpresa, como en las ocasiones especiales.
7. Planifique una cita con muchos días de anticipación, en lugar de esperar el viernes a la noche para preguntarle lo que quiere hacer.
8. Si generalmente ella prepara la cena o si es su turno de prepararla y parece cansada o realmente ocupada, ofrezca hacerlo usted.
9. Hágale cumplidos acerca de su apariencia.
10. Apoye sus sentimientos cuando ella se siente perturbada.
11. Ofrézcale ayuda cuando esta cansada.
12. Planifique con tiempo los viajes para que ella no tenga que apurarse.
13. Cuando este por llegar tarde, llámele y avísele.
14. Cuando ella pida apoyo, dígale si o no, pero sin hacerla sentir mal por ello.
15. Cuando sus sentimientos hayan sido heridos, muéstrele cierta empatía y dígale: “Lamento que te sientas herida”. Luego permanezca en silencio, hágale sentir que usted entiende el motivo de su dolor. No ofrezca soluciones o explicaciones que manifiesten que el dolor de su pareja nada tiene que ver con usted.
16. Cuando necesite retirarse, hágale saber que regresará o que necesita cierto tiempo para pensar.
17. Cuando usted se ha tranquilizado y regresa, hable de lo que le molestaba en tono respetuoso, libre de culpas para que ella no imagine lo peor.
18. Ofrezca hacer fuego en invierno.
19. Cuando ella le habla, deje de lado la revista o apague el televisor y préstele toda su atención.
20. Si ella lava habitualmente los platos, ofrézcale de vez en cuando lavarlos usted, en especial si ese día esta cansada.
21. Observe cuando se siente perturbada o cansada y pregúntele que tiene que hacer. Luego ofrezca ayuda en alguno de sus quehaceres.
22. Cuando salga, pregunte si hay algo que ella quiera del almacén y recuerde traérselo.
23. Hágale saber cuando planea dormir una siesta o salir.
24. Abrácela cuatro veces por día.
25. Llámele de la oficina para preguntarle como esta o para compartir algo emocionante o para decirle “Te amo”.
26. Dígale “te amo” por lo menos un par de veces por día.
27. Haga la cama y limpie la habitación.
28. Si ella lava sus calcetines, hágase cargo usted.
29. Observe cuando el bote de la basura esta lleno y ofrézcase para vaciarlo.
30. Cuando esta fuera de la ciudad, llame para dejar un número de teléfono donde lo pueden ubicar y para comunicarle que llegó bien.
31. Lave el auto de ella.
32. lave su auto y limpie su interior antes de una cita con ella.
33. Lávese antes de tener relaciones sexuales o póngase una colonia si a ella le gusta.
34. Póngase de su lado si ella esta enojada con alguien.
35. Ofrezca hacerle un masaje en la espalda, el cuello o los pies (o en las tres partes).
36. Propóngase acariciarla o mostrarse afectuoso a veces sin que intervenga el sexo.
37. Sea paciente cuando ella le esta comunicando sus sentimientos. No mire su reloj.
38. No cambie continuamente de canal cuando ella esta mirando televisión con usted.
39. Demuéstrele su afecto en público.
40. Cuando se toman de las manos no deje que la suya se afloje.
41. Aprenda cuales son sus bebidas favoritas para poder ofrecérselas cuando ella quiera.
42. Sugiera varios restaurantes para salir; no la cargue con la responsabilidad de tener que elegir ella.
43. Compre boletos para el teatro, los conciertos, la ópera, el ballet o algún otro tipo de espectáculos que le guste a ella.
44. Organice ocasiones para poder salir de etiqueta.
45. Muéstrese comprensivo cuando ella esta retrasada o decide cambiarse de ropa.
46. Préstele más atención a ella que a los demás en público.
47. Atribúyale más importancia a ella que a los chicos. Haga que los niños observen que ella es la que primero atrae su atención.
48. Cómprele pequeños regalos, como una caja de chocolates o un perfume.
49. Cómprele ropa (Lleve una fotografía de su pareja a la tienda con sus medidas para que lo ayuden a elegir).
50. Tómese fotografías en ocasiones especiales.
51. Organice breves fugas románticas.
52. Hágale ver que lleva una fotografía de ella en su billetera y actualícela de vez en cuando.
53. Cuando se alojan en un hotel, pida que les preparen la habitación con algo especial, como una botella de champaña, jugo de frutas o flores.
54. Escriba una nota o un cartel en las ocasiones especiales tales como los aniversarios y los cumpleaños.
55. Ofrézcase a conducir en los viajes largos.
56. conduzca despacio y seguro, respetando las preferencias de su pareja. Después de todo, esta sentada impotente en el asiento delantero.
57. Observe como se siente y haga comentarios al respecto: “Pareces felíz”, o “Pareces cansada” y luego una pregunta “¿Cómo te fue hoy?”.
58. Cuando salen juntos, estudie de antemano el recorrido para que ella no se sienta responsable de tener que indicarle.
59. Llévela a bailar o tomen clases de baile juntos.
60. Sorpréndala con una carta o un poema de amor.
61. Trátela como lo hacía al inicio de su relación.
62. Ofrézcase a reparar algo en la casa. Diga: “¿Qué hay que reparar por aquí?” Ahora tengo un poco de tiempo”. No emprenda más de lo que pueda hacer.
63. Ofrezca afilar los cuchillos de la cocina.
64. Compre algún buen pegamento para arreglar cosas rotas.
65. Ofrezca cambiar los focos apenas se fundan.
66. Ayude a reciclar la basura.
67. Lea en voz alta o recorte las secciones del diario que a ella le puedan interesar.
68. Escriba con claridad cualquier mensaje telefónico para ella.
69. Mantenga el piso del baño limpio y seco después de tomar un baño.
70. Abra la puerta para ella.
71. Ofrézcase para cargar las compras.
72. Ofrézcase para cargar los paquetes pesados.
73. Durante los viajes, tome las maletas y guárdelas usted mismo en la cajuela del automóvil.
74. Si ella esta lavando los platos o es su turno de hacerlo, ofrezca su ayuda para fregar las cacerolas u otras tareas difíciles.
75. Haga una lista de arreglos y déjela en la cocina. Cuando tenga tiempo haga algo de la lista para ella. No se demore demasiado.
76. Cuando ella prepara una comida, alabe su forma de cocinar.
77. Cuando escucha lo que ella esta contando, mírela a los ojos.
78. Tóquela con la mano algunas veces cuando hable con ella.
79. Muestre interés en lo que hace durante el día, en los libros que lee y en la gente con la que se relaciona.
80. Cuando la esta escuchando profiera algunos ruiditos tales como “Ah” “Oh” “Mmm” para que ella se dé cuenta de su interés.
81. Pregúntele como se siente.
82. Si ella ha estado enferma, pregúntele como se siente en ese momento.
83. Si esta cansada, ofrézcale hacer un té.
84. Prepárese para acostarse juntos y acuéstese al mismo tiempo que ella.
85. Dele un beso para saludarse antes de irse.
86. Ríase de sus bromas y de su humor.
87. Agradézcale verbalmente cuando ella hace cosas por usted.
88. Observe cuando ella haya ido al salón de belleza y dígale un cumplido tranquilizador.
89. Organice tiempo para quedarse solos juntos.
90. No responda al teléfono en momentos íntimos y si ella esta compartiendo sentimientos vulnerables.
91. Salgan en bicicleta juntos, aunque sea para un paseo corto.
92. Organice y prepare un picnic. (Recuerde llevar un mantel)
93. Cuando ella se ocupa de la ropa para lavar, llévela al lavadero y ofrézcase para lavarla.
94. Llévela a dar una caminata sin los niños.
95. Negocie de tal manera que ella vea que usted quiere que tanto ella como usted obtengan lo que desean. Demuestre interés, pero no sea un mártir.
96. Hágale saber que la extrañó cuando no estuvo en casa.
97. Llévele a casa un pastel o su postre favorito.
98. Si ella hace normalmente las compras de la comida, ofrézcale hacerlo usted.
99. Coma liviano en las ocasiones románticas para no sentirse demasiado pesado y cansado más tarde.
100. Pídale que agregue sus ideas a esta lista.
101. Baje la tapa del inodoro.

Así como los hombres tienen que continuar haciendo pequeñas cosas para la mujer, esta tiene que mostrarse especialmente atenta a las pequeñas cosas que él hace por ella. Con una sonrisa y un “Gracias” ella le puede comunicar a él que ha marcado un punto. Un hombre necesita este aprecio y aliento para seguir dando. Necesita sentir que es capaz de marcar una diferencia. Los hombres dejan de dar cuando sienten que su actitud se da por sentada. Una mujer tiene que hacerle saber que ella aprecia lo que está haciendo.

CUANDO UN HOMBRE TRABAJA EN EXCESO

La estaba ignorando no porque no la amara o no me interesara en ella, sino porque ya no me quedaba nada para dar. Pensé ingenuamente que estaba dando lo mejor al trabajar mucho para tener una mejor vida (más dinero) para ella y nuestra familia. Una vez que hube entendido como se sentía, imaginé un plan para resolver este problema en nuestra relación.
En lugar de ver ocho clientes por día, comencé viendo a siete. Hice de cuenta que mi esposa era mi octavo cliente. Todas las noches llegaba casi un ahora más temprano. Imaginaba que mi esposa era mi cliente más importante. Comencé a brindarle esa atención dedicada y exclusiva que le daba a los clientes. Cuando llegaba a casa, comencé a hacer pequeñas cosas para ella. El éxito de este plan fue inmediato. No solo ella se sintió más feliz sino que yo también.
Gradualmente, a medida que me sentía amado por la manera en que podía mantenerla a ella y a nuestra familia, me sentí menos inclinado a buscar el gran éxito. Comencé a disminuir el ritmo y para mi sorpresa no solo floreció mi relación sino también mi trabajo. Tuve más éxito sin haber tenido que trabajar tanto.
Descubrí que cuando tenía éxito en casa, mi trabajo reflejaba dicho éxito. Me di cuenta de que el éxito en mi trabajo no se alcanzaba solo a través del trabajo arduo. También dependía de mi capacidad para inspirar confianza en los otros. Cuando me sentí amado por mi familia, no solo sentí mayor confianza sino que los demás confiaban más en mí y me apreciaban en mayor medida.

TÉCNICA DE LA CARTA DE AMOR
Una de las mejores maneras de aliviar la negatividad y luego comunicarse en forma más afectuosa es el uso de la Técnica de la Carta de Amor. Al escribir sus sentimientos de determinada manera, las emociones negativas disminuyen automáticamente y los sentimientos positivos aumentan.
Para escribir una Carta de Amor, encuentre un lugar privado y escríbale una carta a su pareja. En cada Carta de Amor exprese sus sentimientos de ira, tristeza, temor, pesar y luego amor. Esta estructura le permite expresar y comprender plenamente todos sus sentimientos. Como resultado de comprender todos sus sentimientos, estará entonces en condiciones de comunicarse con su pareja en forma más afectuosa y centrada.

Ejemplo de una Carta de Amor acerca de las discusiones
Querida Vanesa:
1. Ira: Estoy enojado por tu excesiva emotividad. Estoy enojado porque sigues malinterpretándome. Estoy enojado porque no puedes permanecer tranquila cuando hablamos. Estoy enojado porque eres demasiado sensible y te sientes herida fácilmente. Estoy enojado porque no confías en mi y me rechazas.
2. Tristeza: Estoy triste porque discutimos. Me duele sentir tus dudas y desconfianza. Me duele perder tu amor. Estoy triste porque peleamos. Estoy triste por no estar de acuerdo.
3. Temor: Temo cometer un error. Temo no poder hacer lo que quiero sin perturbarte. Temo compartir mis sentimientos. Temo que me hagas sentir mal. Temo parecer incompetente. Temo que no me aprecies. Temo hablar contigo cuando estas tan perturbada. No sé que decir.
4. Pesar: Lamento que te haya lastimado. Lamento no estar de acuerdo contigo. Lamento haberme puesto tan frío. Lamento oponerme tanto a tus ideas. Lamento apresurarme a hacer lo que quiero. Lamento no valorar tus sentimientos. No mereces ser tratada de esa forma. Lamento haberte juzgado.
5. Amor: Te amo y quiero solucionar esta situación. Pienso que ahora puedo escuchar tus sentimientos. Quiero apoyarte. Comprendo que herí tus sentimientos. Lamento haber invalidado tus sentimientos. Te amo tanto. Quiero ser tu héroe y no quiero simplemente estar de acuerdo en todo. Quiero que me admires. Necesito ser yo y te apoyo para que seas tu misma. Te amo. Esta vez cuando hablemos mostraré más paciencia y comprensión. Tú lo mereces.
Te amo,
Michael
PD. La respuesta que me gustaría escuchar es: “Te amo, Michael. Realmente aprecio que seas un hombre tan cuidadoso y comprensivo. Confío en que podamos solucionar esta situación”.

El propósito de compartir la carta es abrirse a los sentimientos de manera que las parejas puedan acercarse más. Funciona bien siempre que el proceso se realice sin riesgos. La persona que recibe la Carta de Amor debe mostrarse particularmente respetuosa de las expresiones del autor. Si no puede dar un apoyo verdadero y respetuoso, no debería consentir en escuchar hasta poder hacerlo.

DECLARACIÓN DE INTENCIÓN PARA ESCRIBIR Y COMPARTIR UNA CARTA DE AMOR
He escrito esta carta a fin de encontrar mis sentimientos positivos y de darte el amor que mereces. Como parte de este proceso estoy compartiendo mis sentimientos negativos que me mantienen apartado. Tu comprensión me ayudará a abrirme y a soltar mis sentimientos negativos. Confío en que te importe realmente y en que respondas a mis sentimientos de la mejor manera que puedas. Aprecio tu disposición a escuchar y apoyarme. Además, espero que esta carta te ayude a comprender mis deseos, necesidades y anhelos.
DECLARACIÓN DE INTENCIÓN PARA ESCUCHAR UNA CARTA DE AMOR
Prometo hacer lo mejor posible para comprender la validez de tus sentimientos, para aceptar nuestras diferencias, para respetar tus necesidades como si fueran las mías propias y para apreciar que estés haciendo lo mejor posible para comunicar tus sentimientos y tu amor. Prometo escuchar y no corregir ni negar tus sentimientos. Prometo aceptarte y no tratar de cambiarte. Estoy dispuesto a escuchar tus sentimientos porque me importan y confío en que podamos solucionar esta situación.
Las primeras veces que practique la Técnica de la Carta de Amor resultará mucho más seguro que realmente lea estas declaraciones en voz alta. Ellas lo ayudarán a recordar que debe respetar los sentimientos de su pareja y responder en forma afectuosa y tranquilizadora.

Existen cinco secretos para saber pedir apoyo correctamente a un marciano. Si no son respetados, él puede fácilmente desconectarse de la situación. Son los siguientes: utilizar la oportunidad apropiada, no adoptar una actitud exigente, ser breve, ser directa y usar las palabras correctas.
Analicemos cada uno de ellos en forma más detallada:
Utilizar la oportunidad apropiada. Tenga cuidado de no pedirle que haga algo que él ya está planeando hacer. Por ejemplo, si ya está a punto de vaciar el bote de la basura, no diga: “¿Podrías vaciar el bote?” Sentirá que le está diciendo que hacer. La oportunidad resulta fundamental. Asimismo, si él está totalmente concentrado en algo no espere que responda de inmediato a su pedido.
No adoptar una actitud exigente. Recuerde: un pedido no es una exigencia. Si usted demuestra una actitud resentida o exigente, cualquiera sea el cuidado con que elija sus palabras, él no se sentirá apreciado por lo que ya dio y probablemente dirá que no.
Ser breve. Evite darle una lista de razones por las que él debería ayudarla. Suponga que no tiene que convencerlo. Cuanto más tiempo emplea en dar explicaciones, tanto más se resistirá a ayudarla. Las largas explicaciones que reafirman su pedido lo hacen sentir como si usted no confiara en que él le brindará su apoyo. Comenzará a sentirse manipulado en lugar de libre para ofrecer su apoyo.
Ser directa. Las mujeres suelen pensar que están pidiendo apoyo cuando en realidad no lo están haciendo. Cuando necesita apoyo una mujer puede plantear el problema pero sin pedir directamente el apoyo del hombre. Espera que él lo ofrezca y no se preocupa por pedirlo directamente.
Usar las palabras correctas. Uno de los errores más comunes al pedir apoyo es el uso de podrías y puedes en lugar de querrías y quieres. “¿Podrías vaciar el bote de la basura?” Es una simple pregunta para obtener información. “¿Querrías vaciar el bote de la basura?” Es un pedido.
Las mujeres pueden llegar a percibir la significativa diferencia entre querrías y podrías identificándose por un momento con la siguiente escena romántica. Imagine que un hombre le propone matrimonio a una mujer. Su corazón está lleno, como una luna que brilla en el cielo. Arrodillado frente a ella, le toma las manos. Luego la mira a los ojos y le dice con suavidad: “¿Podrías casarte conmigo?”
El romance desaparece de inmediato. Al usar la palabra que comienza con una P él se muestra débil e indigno. En ese momento exhala inseguridad y una baja auto estima. Si por el contrario, él dijera: “¿Querrías casarte conmigo?” estarán presentes su fortaleza como su vulnerabilidad. Esa es la manera de pedir matrimonio.
Del mismo modo, un hombre necesita que una mujer le presente sus pedidos en esa forma. Utilice las palabras que comienza con una Q. Las palabras con P suenan demasiado poco confiables, indirectas, débiles y manipuladoras.

Los hombres se muestran mucho más dispuestos a decir que sí si tienen la libertad de decir que no.
Resulta importante que las mujeres aprendan a pedir y a aceptar un “no” como respuesta. Las mujeres habitualmente sienten en forma intuitiva cual será la respuesta de su pareja aun antes de pedir. Si perciben que él se resistirá a su pedido, ni siquiera se molestarán en pedir. Por el contrario, se sentirán rechazadas. Él por supuesto, no tendrá ni idea de lo ocurrido: todo eso sucedió en la cabeza de ellas.
Por ejemplo, una esposa podría pedirle a su esposo, que está concentrado en mirar noticias: “¿Querrías ir al almacén y comprar un poco de salmón para la cena?”. Cuando ella hace esta pregunta ya está preparada para escuchar la negativa de su marido. Éste probablemente se sienta sorprendido porque ella nunca antes lo había interrumpido con un pedido como ese. Probablemente de alguna excusa como la siguiente: “Estoy justo en la mitad del noticiero. ¿No puedes hacerlo tú?”.
Una relación es sana cuando los dos miembros de una pareja tienen permiso para pedirlo que quieren y necesitan y ambos tienen permiso para decir que no si así lo eligen.

COMO PROGRAMAR A UN HOMBRE PARA DECIR QUE SÍ
Tome conciencia por primera vez de este proceso cuando mi esposa me pidió que comprara un poco de leche en el almacén cuando estaba a punto de acostarme. Recuerdo haber refunfuñado en voz alta. En lugar de discutir conmigo, ella se limitó a escucharme, suponiendo que al final yo haría lo que ella me estaba pidiendo. Luego hice algunos ruidos estrepitosos cuando salí, me metí en el auto y fui hasta el almacén.
Después ocurrió algo, algo que les ocurre a todos los hombres, algo que las mujeres no saben. A medida que me acercaba a mi nueva meta, la leche, mis refunfuños desaparecieron. Comencé a sentir el amor por mi esposa y mi buena disposición para ayudar. Comencé a sentirme como el buen muchacho. Créanme, me gustó ese sentimiento.
En el momento en que llegué al almacén, me sentí feliz de comprar la leche. Cuando mi mano tomó la botella, había alcanzado mi nueva meta. El cumplimiento de una meta siempre me hace sentir bien. Tomé en forma juguetona la botella de leche con la mano derecha y giré con una mirada de orgullo que decía: “Eh, mírenme. Estoy comprando la leche para mi esposa. Soy uno de esos tipos generosos. ¡Que gran tipo!”.
Cuando regresé con la leche, ella estaba feliz de verme. Me dio un fuerte abrazo y dijo: “Muchas gracias. Estoy tan contenta de no haber tenido que vestirme”.
Si ella me hubiese ignorado, probablemente yo me hubiera resentido con ella. La vez siguiente en que me pidió que fuera a comprar leche, probablemente refunfuñé más aun. Pero ella no me ignoró y me mostró mucho amor.
Observé mi reacción y me escuché pensar: “Que maravillosa esposa tengo. Aun después de haber manifestado tanto rechazo y de haber refunfuñado, sigue apreciándome”.
La vez siguiente en que me pidió que fuera a comprar leche, refunfuñé menos. Cuando regresé, ella mostró nuevamente su aprecio. La tercera vez, respondí automáticamente: “Seguro”.
Luego, una semana más tarde, observé que faltaba leche. Me ofrecí para ir a comprar. Me respondió que ella estaba por ir al almacén. Para mi sorpresa, ¡una parte de mi se sintió decepcionada! Quería ir a comprar la leche. Su amor me había programado a decir que sí. Aun hoy, cada vez que me pide que vaya a comprar leche al almacén, una parte de mí responde contenta que sí.
Experimenté personalmente esta transformación interna. Su aceptación de mis refunfuños y su aprecio cuando yo regresaba hicieron desaparecer mi resistencia. A partir de ese momento, dado que ella practicaba la manera de pedir en forma confiada, me resultaba mucho más fácil responder a sus pedidos.

LAS ESTACIONES DEL AMOR
Una relación es como un jardín. Para tener éxito debe ser regada regularmente. Debe cuidársela especialmente tomando en cuenta las estaciones así como también cualquier fenómeno climático caprichoso. Deben sembrarse nuevas semillas y la maleza debe ser retirada. De la misma manera, a fin de mantener viva la magia del amor tenemos que comprender sus estaciones y alimentar las necesidades especiales del amor.

LA PRIMAVERA DEL AMOR
Enamorarse es como la primavera. Pensamos que seremos felices para siempre. No podemos imaginar que alguna vez dejaremos de amar a nuestra pareja. Es un tiempo de inocencia. El amor parece eterno. Es un tiempo mágico en que todo parece perfecto y funciona sin esfuerzo. Nuestra pareja parece ser la contraparte perfecta. Bailamos sin esfuerzo juntos en armonía y nos regocijamos de nuestra buena fortuna.
EL VERANO DEL AMOR
A lo largo del verano de nuestro amor nos damos cuenta de que nuestra pareja no es tan perfecta como pensamos y de que tenemos que trabajar en nuestra relación. No solo nuestra pareja es de otro planeta, sino que es también un ser humano que comete errores y de alguna manera es imperfecto.
Surgen la frustración y la decepción, las malezas tienen que ser sacadas de raíz y las plantas necesitan un riego adicional bajo el sol cálido. Ya no es tan fácil dar amor y recibir el amor que necesitamos. Descubrimos que no siempre estamos felices y no siempre nos sentimos afectuosos. Esta situación no coincide con nuestra imagen del amor.
Muchas parejas se decepcionan en esta etapa. No quieren trabajar en una relación. Esperan con falta de realismo que será primavera todo el tiempo. Le echan la culpa a su pareja y renuncian. No se dan cuenta de que el amor no siempre es fácil; a veces necesita un duro esfuerzo bajo el cálido sol. En la estación veraniega del amor, necesitamos estimular las necesidades de nuestra pareja así como pedir y obtener el amor que necesitamos. No ocurre en forma automática.
EL OTOÑO DEL AMOR
Como resultado de atender el jardín durante el verano, cosechamos los frutos de nuestro duro trabajo. Ha llegado el otoño. Es una época dorada, rica y satisfactoria. Experimentamos un amor más maduro que acepta y comprende las imperfecciones de nuestra pareja así como las propias. Es una época de acción de gracias y de participación. Al haber trabajado tanto durante el verano podemos relajarnos y gozar del amor que hemos creado.
EL INVIERNO DEL AMOR
Entonces el clima vuelve a cambiar y llega el invierno. Durante los meses fríos e infecundos del invierno, toda la naturaleza se repliega sobre sí misma. Es una época de descanso, reflexión y renovación. Es la época de las relaciones en que experimentamos nuestro propio dolor no resuelto o nuestra personalidad sombría. En ese momento caen nuestras restricciones y emergen nuestros sentimientos dolorosos. Es una época de crecimiento solitario en que tenemos que mirarnos más a nosotros mismos que a nuestras parejas en busca de amor y satisfacción. Es una época de soluciones. Es la época en que los hombres hibernan en sus cuevas y las mujeres se hunden hasta el fondo de sus pozos.
Después de amarnos y aliviarnos a través del oscuro invierno del amor, la primavera regresa entonces inevitablemente. Una vez más recibimos la bendición de los sentimientos de esperanza y amor y de una abundancia de posibilidades. Basándonos en el alivio interior y en la búsqueda del alma de nuestro viaje invernal, estamos entonces en condiciones de abrir nuestros corazones y de sentir la primavera del amor.

RELACIONES SATISFACTORIAS
Después de estudiar esta guía para perfeccionar la comunicación y obtener lo que uno quiere en sus relaciones, usted está bien preparado parta tener relaciones satisfactorias. Tiene buenas razones para sentirse esperanzado. Atravesará bien las estaciones del amor.
He sido testigo de la transformación de la relación de miles de parejas, y algunas de ellas se produjeron literalmente de la noche a la mañana. Vienen un sábado a mi seminario de relaciones de fin de semana y a la hora de la cena del domingo están nuevamente enamorados. Al aplicar los conocimientos adquiridos a lo largo de la lectura de este libro y al recordar que los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus, usted experimentará el mismo éxito.
Pero quiero recordarle que el amor es estacional. En primavera es fácil, pero en verano insume mucho trabajo. En otoño puede llegar a sentirse muy generoso y satisfecho, pero en invierno se sentirá vacío. La información necesaria para atravesar el verano y trabajar en su relación se olvida con facilidad. El amor que siente en el otoño desaparece fácilmente en invierno.
En el verano del amor, cuando las cosas se ponen difíciles y usted no está recibiendo el amor que necesita, repentinamente puede olvidar todo lo que aprendió en este libro. En un instante, desaparece todo. Puede comenzar a echarle la culpa a su pareja y a olvidar como estimular sus necesidades.
Cuando reina el vacío invernal, usted puede sentirse sin esperanzas. Puede culparse a sí mismo y olvidar como amar y estimularse a sí mismo. Puede dudar de sí mismo y de su pareja. Puede tornarse cínico y sentir una sensación de renuncia. Todo eso forma parte del ciclo. Todo es más oscuro antes del amanecer.
Para tener éxito en nuestras relaciones debemos aceptar y comprender las diferentes estaciones del amor. A veces el amor fluye con facilidad y en forma automática; otras veces requiere cierto esfuerzo. A veces nuestros corazones están colmados y otras están vacíos. No tenemos que esperar que nuestra pareja se muestre siempre afectuosa o que incluso recuerde como serlo. Tenemos que darnos también a nosotros mismos ese regalo de comprensión y no pretender recordar todo lo que aprendimos sobre la manera de dar afecto.
El proceso de aprender requiere no solo escuchar y aplicar sino también olvidar y luego recordar nuevamente. A lo largo de este libro usted aprendió cosas que sus padres no pudieron enseñarle. Ellos no sabían. Pero ahora que usted sabe, por favor sea realista. Dese permiso para seguir cometiendo errores. Muchas de las nuevas ideas que ha adquirido serán olvidadas por un tiempo.
La teoría de la educación señala que para aprender algo necesitamos escucharlo doscientas veces. No podemos esperar que nosotros (o nuestra pareja) recordemos todos los nuevos conocimientos de este libro. Debemos ser pacientes y apreciar cada pequeño paso hacia delante. Lleva tiempo trabajar con esas ideas e integrarlas a su vida.
No solo tenemos que escucharlas doscientas veces sino que necesitamos también desaprender lo que hemos aprendido en el pasado. No somos niños inocentes que intentan aprender la manera detener relaciones satisfactorias. Hemos sido programados por nuestros padres, por la cultura en que hemos crecido y por nuestras propias experiencias pasadas. El hecho de integrar esta nueva sabiduría de tener relaciones afectuosas constituye un nuevo desafío. Usted es un pionero. Esta viajando en un nuevo territorio. Es posible que a veces se pierda. Es posible que a veces sea su pareja la que se pierda. Utilice esta guía como un mapa que lo conducirá a través de tierras inexploradas una y otra vez.
La próxima vez que se sienta frustrado con el sexo opuesto, recuerde que los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus. Aun cuando no recuerde nada más de este libro, si solo recuerda que somos diferentes eso le permitirá ser más afectuoso. Al descargar gradualmente sus opiniones y censuras y al pedir en forma persistente lo que quiere, usted puede crear las relaciones afectuosas que desea, necesita y merece.
Tiene mucho para esperar. Deseo que pueda seguir creciendo en el amor y la luz. Gracias por permitirme marcar una diferencia en su vida.

Análisis del libro

El libro consta de 12 capítulos que son el resultado de 7 años de investigación y en donde se exploran los estímulos y respuestas tanto para los hombres como para las mujeres. Cómo reacciona cada sexo ante mismas situaciones. Este libro debería ser leído por toda persona que vive en sociedad.

COMO PUEDE UNO INADVERTIDAMENTE HACER QUE SU PAREJA SE ALEJE

Sin el conocimiento de lo que resulta importante para el sexo opuesto, hombres y mujeres no se dan cuenta de hasta que punto pueden llegar a lastimar a su pareja. Podemos ver que tanto los hombres como las mujeres se comunican inadvertidamente en formas que no solo son contraproducentes sino que pueden significar un cambio de rumbo.

Hombres y mujeres hieren mutuamente sus sentimientos cuando no entienden el tipo fundamental de amor que necesitan. Las mujeres no se dan cuenta en general de las formas de comunicación que no sirven de apoyo y que son perjudiciales para el ego masculino. Una mujer puede intentar mostrarse sensible frente a los sentimientos de un hombre, pero debido a que sus necesidades de amor primarias son diferentes alas de ella, no logra anticipar instintivamente las necesidades del hombre.

A través de la comprensión de las necesidades primarias de amor de un hombre, una mujer puede tener mayor conciencia y sensibilidad respecto de las fuentes de descontento masculino. La siguiente es una lista de errores comunes de comunicación que cometen las mujeres con respecto a las necesidades fundamentales de amor del hombre.

Errores de las mujeres

Por que el no se siente amado

1. Ella trata de mejorar el comportamiento de él o de ayudarlo, ofreciéndole consejos no solicitados.

1. No se siente amado porque ella ya no confía en él.

2. Trata de cambiar o controlar el comportamiento de su pareja compartiendo sus sentimientos negativos (Es bueno compartir sentimientos pero no cuando se intenta manipular o castigar).

2. No se siente amado por ella no loacepta tal como es.

3. No reconoce lo que él hace por ella pero se queja de lo que no ha hecho.

3. Siente que ella lo da todo por sentado y no se siente amado porque ella no aprecia lo que él hace.

1. Corrige su comportamiento y le dice que hacer como si él fuera un niño.

4. No se siente amado porque no se siente admirado.

5. Expresa sus sentimientos de perturbación directamente con preguntas retóricas: “¿Cómo pudiste hacer eso?”

5. No se siente amado porque piensa que le ha retirado su aprobación. Ya no se siente como el buen muchacho.

6. Cuando él toma decisiones o iniciativas, ella lo corrige o lo critica.

6. No se siente amado porque ella no lo alienta a hacer cosas por sí solo.

Así como las mujeres cometen errores con facilidad cuando no entienden lo que los hombres necesitan fundamentalmente, los hombres también cometen errores. Los hombres en general no reconocen las formas de comunicarse que muestran una falta de respeto y de apoyo hacia las mujeres. Un hombre puede incluso saber que ella se siente desdichada con él, pero salvo que entienda por que ella no se siente amada y que es lo que ella necesita, no podrá cambiar su enfoque.

Mediante la comprensión de las necesidades primarias de la mujer, un hombre puede mostrase más sensible y respetuoso de las necesidades de su mujer. La siguiente es una lista de errores de comunicación cometidos por los hombres con respecto a las necesidades emocionales primarias de la mujer.

Los errores cometidos por los hombres

Por que ella no se siente amada

1. Él no escucha, se distrae con facilidad, no hace preguntas que muestren interés o preocupación.

1. Ella no se siente amada porque él no muestra atención o interés.

2. Toma los sentimientos de la mujer en forma literal y la corrige. Piensa que ella esta pidiendo soluciones, de manera que ofrece consejos.

2. No se siente amada porque él no laentiende.

3. Escucha pero luego se enoja y le echa la culpa por perturbarlo o deprimirlo.

3. No se siente amada porque él no respeta sus sentimientos.

4. Minimiza la importancia de los sentimientos o necesidades de su pareja. Considera que los niños o el trabajo son más importantes.

4. No se siente amada porque él no sededica a ella y no la reverencia como algo especial.

5. Cuando ella esta perturbada, él explica porque él tiene la razón y por que ella no debería sentirse perturbada.

5. No se siente amada porque el noreafirma sus sentimientos, sino que, por el contrario, la hace sentir equivocada y sin apoyo.

6. Después de escuchar no dice nada o simplemente se aleja.

6. Ella se siente insegura porque no obtiene la tranquilidad que necesita.

 CUANDO EL AMOR FRACASA

El amor a menudo fracasa porque la gente instintivamente de lo que quiere. Por el hecho de que las necesidades primarias de amor de una mujer son recibir atención, comprensión y demás, ella le da automáticamente a su pareja masculina mucho cuidado y comprensión. Para un hombre, ese tipo de cuidado equivale a menudo a sentir que ella no confía en él. Recibir confianza, y no interés, constituye una necesidad fundamental del hombre.

Por lo tanto, cuando él no responde en forma positiva a la demostración de interés de su pareja, esta no puede entender porque él no aprecia su apoyo. Él, por supuesto, ofrece su propio tipo de amor, que no es el que ella necesita. De manera que quedan atrapados en un círculo vicioso al no poder satisfacer las necesidades del otro.

Beth se lamentaba diciendo: “No puedo seguir dando sin recibir. Arthur no aprecia lo que le doy. Lo amo, pero él no me ama”.

Arthur se lamentaba diciendo: “Nada de lo que hago es suficientemente bueno. Probé todo pero ella sigue sin amarme. Yo la amo, pero simplemente no funciona”.

Beth y Arthur estuvieron casados durante ocho años. Ambos creían que tenían que rendirse porque no se sentían amados. Irónicamente, los dos afirmaban dar más de lo que recibían. Beth creía que estaba dando más, mientras que Arthur pensaba que estaba dando lo máximo. En verdad, ambos daban, pero ningunos de los dos recibía lo que necesitaba.

Se amaban, pero por no entender las necesidades fundamentales de su pareja, al amor no funcionaba bien. Beth daba lo que necesitaba recibir, mientras que Arthur daba lo que él quería. Gradualmente se sintieron agotados.

Mucha gente se rinde cuando las relaciones se tornan demasiado difíciles. Las relaciones se facilitan cuando entendemos cuales son las necesidades fundamentales de nuestra pareja. Sin dar más sino dando lo que se requiere, no nos agotamos. Esta comprensión de los doce tipos diferentes de amor explica finalmente por que fracasan nuestros sinceros intentos de amor. Para satisfacer a su pareja, uno necesita aprender la manera de dar el amor que él o ella fundamentalmente necesita.

APRENDER A ESCUCHAR SIN ENOJARSE

Un hombre puede tener éxito en satisfacer las necesidades primarias de amor de una mujer, en primer lugar, a través de la comunicación. Tal como lo hemos analizado anteriormente, la comunicación resulta especialmente importante en Venus. Para lograrla es preciso aprender a escuchar los sentimientos de una mujer, derramando sobre ella mucho cuidado, comprensión, respeto, devoción, reafirmación y tranquilidad.

Uno de los problemas más grandes para los hombres cuando intentan escuchar a las mujeres es que se sienten frustrados o enojados porque olvidan que las mujeres son de Venus y se comunican de diferente manera. El cuadro siguiente destaca algunas manera de recordar dichas diferencias y presenta algunas sugerencias sobre lo que hay que hacer.

COMO ESCUCHAR SIN ENOJARSE

Que hay que recordar

Que hacer y que no hacer

1. Recuerde que la ira surge por no comprender el punto de vista de la mujer, y eso nunca es culpa de ella.

1. Asuma la responsabilidad de comprender. No le eche la culpa a ella por sentirse perturbado. Comience de nuevo tratando de comprender.

2. Recuerde que los sentimientos no siempre tienen sentido de inmediato; no por ello dejan de ser válidos o no necesitan empatía.

2. Respire hondo, ¡No diga nada! Relájese y no trate de controlar nada. Trate de imaginar como se sentiría si viera el mundo a través de los ojos de ella.

3. Recuerde que la ira puede surgir por no saber que hacer para mejorar las cosas. Aun cuando ella no se sienta inmediatamente mejor, resulta útil escucharla y comprenderla.

3. No la culpe por no sentirse mejor con sus soluciones. ¿Cómo puede sentirse mejor si las soluciones no son lo que ella necesita? Resista el impulso de ofrecer soluciones.

4. Recuerde que no tiene por que estar de acuerdo para comprender su punto de vista o para ser apreciado como buen oyente.

4.Si desea expresar un punto de vista diferente, asegúrese de que ella haya concluido y luego formule su punto de vista antes de ofrecer el suyo. No levante la voz.

5. Recuerde que no tiene por que comprender plenamente el punto de vista de ella para tener éxito en ser un buen oyente.

5. Hágale saber que no entiende pero que quiere hacerlo. Asuma la responsabilidad de no entender, no la juzgue ni sugiera que es imposible entenderla.

6. recuerde que usted no es responsable por la forma en que ella se siente. Puede parecer como si ella le echara la culpa, pero en realidad lo que necesita es ser comprendida.

6. Absténgase de defenderse hasta que ella siente que entiende y se interesa por ella. En ese momento si podrá explicarse o disculparse con ella.

7. Recuerde que si ella lo hace enojar realmente es porque probablemente no confía en usted. En lo muy profundo hay una niñita asustada que tiene miedo de abrirse y ser herida y que necesita su bondad y su comprensión.

1. No discuta sus sentimientos y opiniones. Tómese su tiempo y analice las cosas más tarde, cuando haya menos carga emocional.

Practique la técnica de la Carta de Amor tal como se las describe en el capítulo 11.

Cuando un hombre puede escuchar los sentimientos de una mujer sin enojarse y sin sentirse frustrado, le esta ofreciendo a su mujer un maravilloso regalo. Hace que ella se sienta segura al expresarse. Cuanto más pueda ella expresarse, mas escuchada y comprendida se sentirá y tanto más estará en condiciones de brindarle al hombre la confianza. La aceptación, el aprecio, la admiración, la aprobación y el aliento que necesita.

COMO TRANSMITIRLE CONFIANZA A UN HOMBRE

Así como los hombres tienen que aprender el arte de escuchar para satisfacer las necesidades de amor fundamentales de las mujeres, las mujeres tienen que aprender el arte de transmitir confianza. Cuando una mujer se asegura el apoyo de un hombre, le brinda a este la posibilidad de ser todo lo que puede ser. Un hombre siente que posee esas facultades cuando alguien confía en él, cuando es apreciado, aceptado, admirado, aprobado y alentado.

Como en el caso de nuestra historia del caballero de brillante armadura, muchas mujeres tratar de ayudar a su hombre mejorándolo, pero en realidad lo debilitan o lo lastiman en forma inadvertida. Cualquier intento de cambiarlo hace que desaparezcan la confianza, la aceptación, el aprecio, la admiración, la aprobación y el aliento afectuosos que constituyen sus necesidades fundamentales.

El secreto de darle plenas facultades al hombre nunca se relaciona con el intento de cambiarlo o perfeccionarlo. Ciertamente uno puede querer que cambie; pero no actúe guiada por ese deseo. Solo si él solicita directa y específicamente algún consejo se encuentra abierto a recibir asistencia para cambiar.

El secreto de darle plenas facultades al hombre nunca se relaciona con el intento de cambiarlo o perfeccionarlo.

 

 

OFREZCA CONFIANZA NO CONSEJOS

En Venus, el hecho de ofrecer un consejo es considerado como un gesto afectuoso. Pero no en Marte. Las mujeres tienen que recordar que los marcianos solo ofrecen consejos si se los solicitan en forma directa. Una forma de mostrar amor es confiar en que el otro marciano resuelva sus problemas por su propia cuenta.

Esto no significa que una mujer deba reprimir sus sentimientos. Es lógico que ella se sienta frustrada o incluso enojada siempre que no intente cambiarlo. Cualquier intento de cambiarlo resulta negativo y contraproducente.

Cuando una mujer ama a un hombre, a menudo comienza a tramar perfeccionar su relación. En su exuberancia convierte a su pareja en el blanco de sus perfeccionamientos. Comienza un proceso gradual que apunta a rehabilitarlo lentamente.

POR QUE LOS HOMBRES SE RESISTEN A CAMBIAR

La mujer trata de cambiar o de perfeccionar al hombre de muchas maneras. Piensa que sus intentos de cambiarlo son afectuosos, pero él se siente controlado, manipulado, rechazado y no amado. Él la rechazará obstinadamente porque siente que ella lo rechaza a él. Cuando una mujer trata de cambiar a un hombre, este no recibe la confianza y la aceptación que realmente necesita para cambiar y crecer.

Cuando hago la pregunta en una sala llena de cientos de hombres y mujeres, todos afirman haber tenido la misma experiencia cuanto más trata una mujer de cambiar a un hombre, mas resistencia encuentra.

El problema es que cuando un hombre se resiste a sus intentos de perfeccionarlo, la mujer malinterpreta su respuesta. Piensa erróneamente que él no quiere cambiar, probablemente porque no la ama lo suficiente. Sin embargo, la verdad es que él se resiste a cambiar porque cree que no es lo suficientemente amado. Cuando un hombre siente que recibe confianza, aceptación, aprecio, y demás, comienza a cambiar, a crecer y a mejorar en forma automática.

DOS TIPOS DE HOMBRE / UN TIPO DE COMPORTAMIENTO

Existen dos tipos de hombres. Uno se transformará en una persona increíblemente obstinada y defensiva cuando una mujer trata de cambiarlo, mientras que el otro se mostrará de acuerdo en cambiar pero más tarde se olvidará y regresará a su antiguo comportamiento. Un hombre o bien se resiste en forma activa o en forma pasiva.

Cuando un hombre no se siente amado tal como es, repetirá, ya sea en forma consciente o inconsciente, el comportamiento que no es aceptado.

Experimenta un impulso a repetir el comportamiento hasta sentirse amado y aceptado.

Para que un hombre pueda mejorar necesita sentirse amado con aceptación. De lo contrario se defiende y sigue siendo él mismo. Necesita sentirse aceptado tal como es y luego, por sus propios medios, buscará formas de mejorar.

LOS HOMBRES NO QUIEREN SER MEJORADOS

Así como los hombres quieren explicar porque las mujeres no deberían sentirse perturbadas, las mujeres quieren explicar por que los hombres no deberían comportarse de la manera en que lo hacen. Así como los hombres pretenden erróneamente “componer” a las mujeres, estas tratan equivocadamente de “perfeccionar” a los hombres.

Los hombres ven el mundo a través de ojos marcianos. Su lema es: “No lo arregles si no esta descompuesto”. Cuando una mujer trata de cambiar a un hombre, este recibe el mensaje de que ella piensa que esta “descompuesto”. Esto hiere al hombre y lo coloca en una posición muy defensiva. No se siente amado ni aceptado.

Un hombre necesita ser aceptado más allá de sus imperfecciones. Aceptar las imperfecciones de una persona no resulta fácil, en especial, cuando vemos de que manera podría mejorar. Sin embargo, esto se torna más fácil cuando comprendemos que la mejor manera de ayudarlo a crecer es abandonar la idea de tratar de cambiarlo de alguna manera.

El cuadro siguiente enuncia las maneras en que una mujer puede apoyar a un hombre en su crecimiento y cambio, abandonando el intento de cambiarlo de alguna forma:

COMO ABANDONAR LA IDEA DE TRATAR DE CAMBIAR A UN HOMBRE

Lo que ella necesita recordar

Lo que ella puede hacer

1. Recuerde: no le haga demasiadas preguntas cuando él se encuentre perturbado; de lo contrario sentirá que esta tratando de cambiarlo.

1. Ignore que él esta perturbado o menos que él quiera hablar del tema. Muestre algún interés inicial, pero no demasiado, como una invitación a hablar.

2. Recuerde: abandone la idea de tratar de mejorarlo de cualquier modo que sea. Para crecer, él necesita su amor y no su rechazo.

2. Confíe en que él crecerá por sus propios medios. Comparta sentimientos pero sin la exigencia de que cambie.

3. Recuerde: cuando usted ofrece consejos no solicitados, él puede sentir falta de confianza, control o reclamo.

3. Practique la paciencia y confíe en que él aprenderá por su cuenta lo que necesita aprender. Espere hasta que él solicite su consejo.

4. Recuerde: cuando un hombre se torna obcecado y se resiste al cambio, no se siente amado; teme admitir sus errores por miedo a no ser amado.

4. Practique mostrándole que no tiene que ser perfecto para mejorar su amor. Practique el perdón. (Véase capítulo 11)

5. Recuerde: si usted hace sacrificios esperando que él haga lo mismo por usted, él se sentirá entonces presionado a cambiar.

5. Practique hacer cosas por su cuenta sin depender de él para sentirse feliz.

6. Recuerde: usted puede compartir sentimientos negativos sin tratar de cambiarlo. Cuando él se siente aceptado le resulta más fácil escuchar.

6. Cuando comparta sentimientos, hágale saber que no esta tratando de decirle que tiene que hacer sino que quiere que él tome en cuenta sus sentimientos.

7. Recuerde: si usted le da instrucciones y toma decisiones por él, se sentirá corregido y controlado.

7. Relájese y entréguese. Practique la aceptación de la imperfección. Haga que los sentimientos del hombre sean más importantes que la perfección y no sermonee ni corrija.

Cuando hombres y mujeres aprenden a apoyarse mutuamente en las formas que resultan más importantes para sus necesidades propias y únicas, el cambio y el crecimiento se tornan automáticos. Con un mayor conocimiento de las seis necesidades fundamentales de su pareja, uno puede reorientar su apoyo afectuoso según sus necesidades y lograr que sus relaciones se vuelvan mucho más fáciles y satisfactorias.

CÓMO EVITAR LAS DISCUSIONES

Uno de los desafíos más difíciles en nuestras relaciones afectivas es el manejo de las diferencias y los desacuerdos. A menudo, cuando las parejas no están de acuerdo, sus diferencias pueden transformarse en discusiones y luego, sin mucho aviso, en verdaderas batallas. De repente, dejan de hablar en forma afectuosa y automáticamente comienzan a herirse mutuamente: se culpan, se quejan, exigen, caen en el resentimiento y en la duda.

Hombres y mujeres que discuten en esa forma no solo hieren sus sentimientos sin que perjudican su relación. Así como la comunicación constituye el elemento más importante en una relación, las discusiones pueden ser el elemento más destructivo, porque cuanto más cerca estamos de alguien más fácil resulta herirlo o ser herido.

Para todos los fines prácticos recomiendo especialmente a todas las parejas que no discutan. Cuando dos personas no están, involucradas sexualmente les resulta más fácil conservar las distancias y ser objetivas en el momento de discutir o debatir. Pero cuando las parejas involucradas y, en especial, sexualmente, discuten, pueden con facilidad tomar las cosas en forma personal.

Como pauta básica: no discuta nunca. En lugar de ello, analice los pro y los contra de algo. Negocie lo que quiere pero no discuta. Es posible ser sincero, abierto, expresar incluso sentimientos negativos sin discutir ni pelear.

Algunas personas se pelean todo el tiempo y gradualmente su amor muere. En el otro extremo, algunas parejas suprimen sus sentimientos sinceros a fin de evitar el conflicto y no discutir. Como resultado de suprimir sus verdaderos sentimientos, también pierden contacto con sus sentimientos afectuosos. Una pareja esta librando una guerra mientras que la otra esta pasando por una guerra fría.

Es mejor que una pareja encuentre un equilibrio entre esos dos extremos. Al recordar que somos de diferentes planetas y al desarrollar así buenas comunicaciones, resulta posible evitar discusiones sin tener que suprimir los sentimientos negativos y las ideas y deseos conflictivos.

QUÉ OCURRE CUANDO DISCUTIMOS

Si uno no comprende que los hombres y las mujeres son diferentes resulta muy fácil iniciar discusiones que lastiman no sólo a nuestra pareja sino a uno mismo. El secreto para evitar las discusiones es la comunicación afectuosa y respetuosa.

Las diferencias y los desacuerdos lastiman menos que la forma en que uno los comunica. Idealmente, una discusión no tiene porque lastimar; por el contrario, puede ser simplemente una atractiva conversación que exprese nuestras diferencias y desacuerdos. (Resulta inevitable que en algunos momentos las parejas tengan diferencias y desacuerdos.) Pero desde un punto práctico, la mayoría de las parejas comienzan a discutir sobre algo y en cinco minutos ya están discutiendo sobre la manera en que están haciéndolo.

En forma inadvertida comienzan a lastimarse mutuamente; lo que pudo haber sido una discusión inocente, fácilmente resuelta con una mutua comprensión y aceptación de las diferencias, degenera en una batalla. Se niegan entonces a aceptar o comprender el contenido del punto de vista de su pareja por la manera de enfocar la situación.

La salida para una discusión implica ampliar o restringir nuestro punto de vista a fin de integrar el punto de vista del otro. Para llevar a cabo dicha restricción necesitamos sentirnos apreciados y respetados. Si la actitud de nuestra pareja no es afectuosa, nuestra autoestima puede sentirse realmente herida al incorporar su punto de vista.

Cuanto mayor intimidad tengamos con alguien, más difícil resulta escuchar objetivamente su punto de vista sin reaccionar ante sus sentimientos negativos. Para protegernos del hecho de sentirnos indignos de su respeto o aprobación, surgen defensas automáticas para resistirse al punto de vista del otro. Aun cuando estamos de acuerdo con su punto de vista, podemos obstinadamente persistir en la discusión. 

La mayoría de las parejas comienzan a discutir sobre algo y en cinco minutos están discutiendo sobre la manera en que están haciéndolo.

 

 

POR QUÉ LASTIMAN LAS DISCUSIONES

No es lo que decimos lo que lastima, sino como lo decimos. En general, cuando un hombre siente que se lo pone en tela de juicio, su atención se centra en hacer lo correcto y olvida ser afectuoso. Automáticamente su capacidad para comunicarse en un tono afectuoso, respetuoso y tranquilizador disminuye. No toma conciencia ni del poco interés que demuestra ni del nivel de dolor que le causa a su pareja. En esos momentos, un simple desacuerdo puede parecerle a la mujer como un ataque; un pedido se transforma en una orden. Naturalmente, la mujer se resiste ante esa actitud poco afectuosa aun cuando, en otra circunstancia, se hubiese mostrado receptiva al contenido de las palabras d su pareja.

Un hombre lastima inadvertidamente a su pareja al hablar en forma despreocupada y luego cuando trata de explicar por que ella no tendría que sentirse perturbada. Supone erróneamente que ella no acepta el contenido de su punto de vista cuando, en realidad, lo que a ella le molesta es su tono poco afectuoso. Por no entender su reacción, él se centra más en explicar el mérito de lo que esta diciendo en lugar de corregir la manera en que lo esta expresando.

No tiene ni idea de que es él el que esta iniciando una discusión; piensa que es ella la que esta discutiendo con él. Defiende su punto de vista mientras ella se defiende de sus agudas expresiones que le resultan dolorosas.

Cuando un hombre no respeta los sentimientos de dolor de una mujer, la invalida y aumenta el dolor de su pareja. Le resulta difícil comprender su dolor porque él no es tan vulnerable a los comentarios y los tonos de despreocupación. Por consiguiente, un hombre ni siquiera puede llegar a darse cuenta de hasta que punto esta lastimando a su pareja, provocando así el rechazo de esta.

Asimismo, las mujeres no se dan cuenta de cómo pueden lastimar a los hombres. A diferencia del hombre, cuando una mujer siente que es puesta en tela de juicio, el tono de su discurso expresa automáticamente desconfianza y rechazo. Ese tipo de rechazo resulta más doloroso para un hombre, en especial cuando se encuentra emocionalmente involucrado.

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.