La moral islamica de los Cuarenta Hadices

Para los musulmanes el Islam es un modo de vida integral, y la moralidad es una de sus piedras angulares. La moralidad es una de las fuentes de la fuerza […]

Para los musulmanes el Islam es un modo de vida integral, y la moralidad es una de sus piedras angulares. La moralidad es una de las fuentes de la fuerza de una nación, así como la inmoralidad es también una de las causas fundamentales de su decadencia. El Islam ha establecido algunos derechos fundamentales y universales para la humanidad como un todo, que deben ser observados en todas las circunstancias. Para preservar estos derechos, el Islam no sólo nos ha proveído resguardos legales, sino también un efectivo sistema moral. Así, lo que sea que conduzca al bienestar de los individuos de una sociedad y no se oponga a los fundamentos de la religión es moralmente bueno en el Islam, y lo que fuera que la perjudique es moralmente malo.

Dada su importancia en una sociedad saludable, el Islam apoya la moralidad en cada asunto que conduzca a su desarrollo, y cierra los caminos a la corrupción y a todo aquello que conduzca a ella. Los principios básicos para el comportamiento del musulmán son los “actos virtuosos”. Este término cubre toda clase de actos, no solamente actos de culto. El Guardián y Juez de todas las obras es Dios mismo.

Las características fundamentales que el musulmán debe cultivar son la piedad y la humildad. El musulmán debe ser humilde ante Dios y hacia su prójimo:

“No vuelvas tu rostro a la gente [con desprecio] y no andes por la Tierra con arrogancia. Ciertamente Allah no ama a quien es presumido y engreído. Sé modesto en tu andar y no levantes tu voz, que ciertamente la voz más desagradable es la del asno”. (Corán 31:18-19)

Los musulmanes deben controlar sus pasiones y deseos

El musulmán no debe ser vano ni aferrarse a los placeres efímeros de este mundo. Mientras la mayoría de la gente permite que el mundo material llene sus corazones, el musulmán debe mantener a Dios en su corazón y al mundo material en sus manos. En lugar de sentirse apegado a su automóvil, a su trabajo, a un diploma o una cuenta bancaria, el musulmán debe considerar todas estas cosas como simples herramientas para hacer algo que nos convierta en mejores personas.

“Ese día, de nada servirá la riqueza ni los hijos, y sólo estará a salvo quien enfrente a Dios con un corazón sano”. (Corán 26:88-89)

Principios de la moralidad en el Islam

Dios resumió la rectitud en el verso 177 del capítulo Al Baqarah:

“La piedad no consiste en orientarse hacia el oriente o el occidente, sino que consiste en creer en Allah, el Día del Juicio, los ángeles, el Libro, los Profetas, hacer caridad, a pesar del apego que se tiene por los bienes, a los parientes, huérfanos, pobres, viajeros insolventes, mendigos y cautivos, hacer la oración prescrita, pagar el Zakat, cumplir con los compromisos contraídos, ser paciente en la pobreza, la desgracia y en el momento del enfrentamiento con el enemigo. Ésos son los justos, y ésos son los temerosos de Dios”.

Este verso nos enseña que la rectitud y la piedad están basadas ante todo en una fe sincera. La llave de la virtud y la buena conducta es una fuerte relación con Dios, Quien todo lo ve, en todo tiempo y en todo lugar. Él conoce los secretos de los corazones y las intenciones detrás de las acciones. Por lo tanto, el musulmán debe tener un comportamiento moral en todas las circunstancias; Dios está Consciente de cada ser vivo, cuando nadie más lo está. Si engañamos a alguien, nunca podremos engañarlo a Él. Podemos huir de alguien, pero jamás podremos huir de Él. El estar continuamente  consciente del amor de Dios y del Día del Juicio le permite al ser humano tener una conducta moral e intenciones sinceras, con devoción y dedicación:

“Ciertamente, el más honrado ante Dios entre ustedes es el más piadoso”. (Corán, 49:13)

Luego vienen los actos de caridad hacia el prójimo, especialmente dando con amor. Esto, como los actos de culto, las oraciones y  el Zakat (caridad obligatoria) dado a los pobres, son parte integral del culto religioso. Una persona recta debe ser confiable.

Finalmente, su fe debe fortalecerse y sobrevivir a las adversidades sin debilitarse. La moralidad debe ser fuerte para vencer la corrupción:

“Dios ama a aquellos que son firmes y determinados”.

La paciencia es a menudo dificultosa, y más noble cuando es contra nuestros propios deseos, caprichos o ira:

“Y apresuraos a alcanzar el perdón de vuestro Señor y un Paraíso tan grande como los cielos y la Tierra, reservado para los piadosos”. (Corán 3:133)

Estos tres actos están entre las cosas más difíciles para la mayoría de la gente, pero son también la llave para alcanzar el perdón y el Paraíso. ¿Acaso no serán los mejores aquellos que son capaces de dar caridad cuando ellos mismos están necesitados, son capaces de controlarse cuando están furiosos, y de perdonar cuando han sido tratados injustamente?

Esta es la regla por la cual las acciones son juzgadas como buenas o malas. Al hacer que el objetivo del musulmán sea complacer a Dios, el Islam establece el más alto estándar de moralidad humano.

La moralidad en el Islam está dirigida a cada aspecto de la vida del musulmán, desde el simple saludo hasta las relaciones internacionales. Es universal y muy amplio en alcance y aplicabilidad. La moralidad prevalece ante los deseos egoístas, la vanidad y los malos hábitos. Los musulmanes no solamente deben ser virtuosos, sino que deben encomendar la virtud a otros. No sólo deben abstenerse de la maldad y el vicio, sino también impedirlos y prohibirlos. En otras palabras, no sólo deben ser moralmente saludables, sino que también deben contribuir activamente a la salud moral de la sociedad en su conjunto.

“Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad: Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Allah. Si la Gente del Libro creyera, sería mejor para ellos; algunos son creyentes pero la mayoría desviados”. (Corán 3:110)

El Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) resumió la conducta del musulmán cuando dijo:

“Mi Sustentador me ha dado nueve premisas: permanecer consciente de Él, ya sea en privado o en público; hablar con justicia, ya sea a gusto o a disgusto; mostrar moderación tanto en la riqueza como en la pobreza; restablecer la amistad con aquellos que se apartan de mí; darle a quien me rechaza; que mi silencio esté ocupado por el pensamiento; que mi mirada sea una inhibición de la mala conducta, y que ordene lo que es bueno y correcto”.

 

Los Hadices

Y ahora conocemos algunos hadices, las declaraciones del profeta Mahoma y de Dios, dadas a través de Mahoma, escritas en los libros de la Tradición Santa del Islam, la Sumía (citadas por «La Condición de la Fe. Hadiz», Turnen, 1991):

La educación buena es la mejor herencia que se puede dejar a los niños.

¡Siempre di la verdad, aun cuando no sea beneficioso para ti!

¡Lo que saben compartan con los demás y enséñenles!

Del que nunca se ha apiadado de nadie, nadie se apiadará.

¡No sean una carga para los demás!

No se sienten entre dos personas sin pedir primero su permiso.

¡Sean ahorrativos y no admitan que ustedes sufran la pobreza!

¡No hagan nada que después les dé escrúpulos de conciencia!

La riqueza no consiste en la cantidad de mercancía, sino en la amplitud del alma.

El conocimiento es un tesoro, cuya llave es la curiosidad intelectual.

¡Aléjense de un necio!

¡Eviten las bebidas alcohólicas!…

La tranquilidad es ganancia; la perturbación es pérdida.

¡No sean presurosos tomando decisiones, y prevean las consecuencias!

No juzguen a nadie, basándose en suposiciones o teniendo dudas.

¡Exhorten a cada uno a no hacer el mal!

¡Si tienen que castigar a un culpable, nunca le peguen en la cara!

Él que se levanta tarde, se cierra para sí la puerta de la prosperidad.

¡Cualquier soborno es un pecado y una fuente abominable de ingresos!

¡El que se ha arrebatado, que se calle inmediatamente!

¡Una persona inhospitalaria es una persona deficiente!

¡Remuneren a aquellos que les hicieron un bien!

¡Vale la pena perdonar al que te ofendió, dar al que te negó dar, reconciliarte con el que riñe contigo!

¡Oh, hombre! ¡Si no estás satisfecho con poco, no te satisfará algo más grande!

Las buenas obras haz tácitamente.

No deseen la muerte ni para sí mismos ni para los demás.

Hl que no agradece a las personas, no agradece a Alá.

¡Todo lo que fue creado por Alá es bello, aunque las personas no siempre lo entiendan!

Alá creó las enfermedades, pero Él también creó las medicinas para curarlas.

Alá es generoso, y Le gustan las personas generosas.

Para todo hay su camino. Y el conocimiento abre el camino al paraíso.

¡Para conseguir el conocimiento no tengan pereza ni siquiera de ir a la China lejana, porque conseguir el conocimiento es el deber principal de un musulmán!

¡La pordiosería es una ocupación indecente!

¡Al empezar la comida, acuérdense de Alá y no sean descontentadizos!

Las puertas del bienestar están debajo de la cerradura. La llave para ésta es el trabajo.

Echar la buenaventura y creer en las palabras de las echadoras de cartas es la abominación.

Una persona mala se caracteriza por los rasgos siguientes: miente en la conversación, no cumple sus promesas y, viendo la impunidad, hace cosas detestables.

¡Pague a un obrero por su trabajo antes de que su sudor se seque!

¡El que tiene un carácter blando, se comporta bien y no hace daño a los demás, el fuego del infierno
nunca le tocará!

Una hora gastada para conseguir el conocimiento provechoso es más agradable para Alá que una noche
entera gastada en la oración.

¡En cualquier momento traten de ser limpios!…

 

Especialmente para los hombres:

¡Traten bien a las mujeres!…

El noble trata bien a las mujeres, pero el infame es pérfido con ellas.

¡Respeten a las mujeres!…

¡Si el padre y la madre te llaman al mismo tiempo, ve primero a la madre!

 

Los Cuarenta Hadices

Por hadices se conocen los relatos de la vida del profeta Muhammad, ya se trate de sus palabras, de la descripción de sus actos o de sus reacciones ante los actos de sus discípulos.

Los hadices componen la Sunnah  que es la conducta y comportamiento del Profeta  Muhammad. Los hadices se transmiten por tradición oral, a través de una cadena de  relatores  quienes  atestiguaron que la transmisión y la tradición eran validas.

 

Hadiz 1

Narró el Emir de los creyentes Abu Hafs ‘Omar Ibn Al-Jattab t:

Oí al Mensajero de Alá r decir: “Ciertamente las buenas obras dependen de las intenciones (niiah), y cada hombre tendrá según su intención; así, aquel cuya emigración haya sido por causa de Alá y su Mensajero, su emigración habrá sido por Alá y su Mensajero, y aquel cuya emigración haya sido por conseguir algún beneficio mundanal o por tomar a una mujer en matrimonio, su emigración habrá sido para aquello por lo que emigró.” (Este Hadiz fue transmitido por los dos Imames Al-Bujari y Muslim en sus dos libros de narraciones auténticas, que son los mejores libros de compilación de Hadices)

 

Hadiz 2

Fue relatado también por ‘Omar t que: “Cierto día, estando en compañía del Mensajero de Alá r, se presentó ante nosotros un hombre, con vestiduras de resplandeciente blancura, y cabellos intensamente negros, que no evidenciaba señales de viaje, y que ninguno de nosotros conocía. Se sentó ante el Profeta r , y apoyando sus rodillas contra las rodillas (del profeta), y poniendo las manos sobre sus muslos, dijo: «¡Oh Muhammad!, Infórmame acerca del Islam«. El Mensajero de Alá r, le dijo: El Islam es: que atestigües que nadie tiene el derecho de ser adorado sino Alá (que no existe divinidad sino Alá), y que Muhammad es el Mensajero de Alá; que establezcas el Salát (Oración), pagues el Zakát; ayunes el mes de Ramadán, y peregrines a la Casa Sagrada (Hayy) cuando tengas posibilidades (económicas y físicas) de hacerlo». Dijo el hombre: “Has dicho la verdad”. Entonces nos sorprendimos que él le preguntara y luego le dijera que había dicho la verdad, entonces dijo el hombre: «infórmame acerca del Imán«. Dijo: Que creas en Alá, sus ángeles, sus libros, sus mensajeros, en el día del Juicio Final y que creas en el decreto divino, tanto lo agradable como lo desagradable de él. Dijo el hombre: “Has dicho la verdad”, y añadió: “Infórmame acerca del Ihsán”. Dijo: Que adores a Alá como si lo vieras, ya que, a pesar de que tu no lo ves, él si te ve. Dijo el hombre: “Infórmame acerca de (cuando acontecerá) el último día”. Dijo: El preguntado no sabe de ella más de lo que sabe el que ha preguntado.
Dijo el hombre: “Infórmame sobre sus signos (señales)”. Dijo: “Cuando la esclava de a luz a su dueña y cuando veas a descalzos, desamparados, pastores de ovejas, compitiendo en la construcción de altos edificios”.

Luego (el hombre) se marchó, y yo permanecí (en el mismo lugar) por unos instantes. Luego (el Profeta) dijo r: ¡’Omar!, ¿Acaso sabes quién era el que preguntaba? Dije: “Alá y su mensajero saben mejor”. Dijo: Ciertamente ha sido Yibril (el ángel Gabriel), que ha vendido para enseñaros vuestra religión”. (Transmitido por Muslim)


Hadiz 3

Relató Abu Abdur-Rahman, Abdul-lah Ibn (hijo de) Omar Ibn al-Jattab t: Oí al Mensajero de Alá r decir: “El Islam ha sido edificado sobre cinco pilares; que nadie tiene el derecho de ser adorado sino Alá (no hay divinidad excepto Alá) y que Muhammad es el mensajero de Alá, establecer el Salat, pagar el Zakat, peregrinar a la Casa Sagrada (Makkah) y ayunar el mes de Ramadán”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 4

Narró Abu Abdur-Rahman, Abdullah Ibn Mas’ud t: Nos ha relatado el Mensajero de Alá r, quien es verídico y digno de confianza: “Ciertamente que la creación de cada uno de vosotros, se reúne en el vientre de su madre: Durante cuarenta días en forma de embrión, luego lo hace en forma de coágulo por un período semejante, después como un trozo de carne por un período igual, luego le es enviado un ángel que insufla el espíritu en él, y le ordena cuatro palabras (asuntos): Escribir su sustento, el plazo de su vida, sus obras y si será feliz o desgraciado; ¡por Alá!, quien no hay otra divinidad mas que él, cualquiera de vosotros obra como una  persona del Paraíso, hasta que no quede entre él y éste (paraíso) más que un brazo (de distancia), entonces lo que ha sido escrito le alcanza, y obra como las personas del fuego (del Infierno) y entra en él. Y otro de vosotros obra como una persona del fuego (del Infierno), hasta que no queda entre él y éste (infierno) que un brazo (de distancia), y entonces le alcanza lo que había sido escrito y obra como una persona del Paraíso y entra en él”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 5

Relató la madre de los creyentes ‘Aishah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Quien innove en esté nuestro asunto (nuestra religión), algo ajeno al mismo, será rechazado (su obra)”.

En la narración de Muslim: “Quien realice una obra, la cual no le hayamos ordenado, le será rechazada”.  (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 6

Narró Abu Adullah, an-Nu’man Ibn Bashir t que oyó al Mensajero de Alá r decir: “Ciertamente, lo lícito es evidente y lo ilícito es evidente, y entre ambos existen asuntos dudosos sobre los que mucha gente no sabe (ignora). Quien se abstiene de los asuntos dudosos purifica su religión y mantiene limpio su honor, pero quien cae en los asuntos dudosos, caerá inevitablemente en lo ilícito. Al igual que el pastor que pasta (su ganado) próximo a un prado vedado, poco falta para que pasten en él. Por cierto que todo rey tiene su zona vedada, y ciertamente la zona vedada de Alá es lo ilícito, y por cierto que en el cuerpo existe un trozo de carne, que si se encuentra sano, todo su cuerpo lo estará, y si se corrompe (enferma), todo el cuerpo se corromperá, este es el corazón”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 7

Relató Abu Ruqaiah Tammim Ibn Aus Ad-Dari t que el Profeta r dijo: “La religión es lealtad (consejo sincero)”, dijimos, ¿a quién? Dijo: “A Alá, su libro, su Mensajero, a los líderes de los musulmanes y a toda su gente”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 8

Relató Ibn ‘Omar t que el Mensajero de Alá r dijo: “Me ha sido ordenado luchar contra la gente, hasta que atestigüen que nadie tiene el derecho de ser adorado salvo Alá (no existe otra divinidad mas que Alá), establezcan el Salat (Oración) y paguen el Zakat. Si cumplen con esto, ponen a salvo de mí sus vidas y sus bienes, excepto por el derecho del Islam, y su juicio corresponde solo a Alá el altísimo”. (Transmitido  por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 9

En un relato, Abu Hurairah Abdur-Rahman Ibn Sajr t dijo: He oído al Mensajero de Alá r, decir: “Lo que os he prohibido hacer, evitadlo, y lo que os he ordenado, cumplidlo cuanto podáis, puesto que lo que acabó con aquellos que os precedieron fueron sus exageradas interrogaciones y sus disconformidades con los profetas”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 10

Narró Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Por cierto que Alá, el altísimo, es bondadoso, y no admite sino lo bueno, y por cierto que Alá ha ordenado a los creyentes lo mismo que ordenó a los mensajeros”. Dice el Altísimo: “Oh Mensajeros, comed de lo bueno y obrar el bien…” Y dice también: “Oh vosotros que creéis, comed de las cosas buenas con que os hemos proveído.” Luego mencionó al hombre que durante su largo trayecto, despeinado y polvoriento, levantando sus manos hacia el cielo dice implorando: “¡Señor! ¡Señor!” Pero su comida es ilícita, su bebida es ilícita, su vestimenta es ilícita, y se ha alimentado con lo ilícito, ¿cómo pretende que se le responda?”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 11

Narró Al-Hasan Ibn ‘Ali Ibn Abi Talib, nieto del Mensajero de Alá r, una de las personas mas cercanas y queridas por él dijo: Memorice de entre los dichos del Mensajero de Alá r: “Deja lo que dudas por aquello que no dudas”. (Transmitido por An-Nasai y Tirmidhi quien dijo refiriéndose al Hadiz: “Es un Hadiz HasanSahih (aceptable-auténtico”)


Hadiz 12

Relató Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Es señal de buen Islam de una persona abandonar aquello que no le concierne”. (Hadiz Hasan (aceptable) y fue transmitido con estas palabras por Tirmidhi y otros)

 

Hadiz 13

Narró Anas Ibn Malik t, sirviente del Mensajero de Alá r, que el Profeta r dijo: “Ninguno de vosotros habrá de completar su fe (creencia), hasta que quiera para su hermano, lo que quiere para sí mismo”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 14

Relató Ibn Mas’ud t que el Mensajero de Alá r, dijo: “No es permitido derramar la sangre de un musulmán excepto a causa de uno de estos tres casos: el casado que comete adulterio, vida por vida y el que deja su religión y rechaza la comunidad”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 15

Narró Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Quien crea en Alá y en el día del Juicio Final, que hable el bien o que calle. Y quien crea en Alá y en el día del Juicio Final, que sea generoso con su vecino. Y quien crea en Alá y en el día del Juicio Final, que sea generoso con su huésped”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 16

Relató Abu Hurairah t que un hombre le pidió al Profeta r: “Aconséjame” Le dijo: “No te enfurezcas”. El hombre insistió varias veces. Pero volvió a repetirle: “No te enfurezcas”. (Transmitido por Bujari)

 

Hadiz 17

Relató Abu ia’la, Shadad Ibn Aus t que el Mensajero de Alá r dijo: “Ciertamente, Alá ha prescripto la benevolencia en todos los asuntos; entonces si matáis, hacedlo bien y si degolláis, degollad bien. Por lo que afilad vuestros cuchillos y no hagáis sufrir al animal que degolláis”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 18

Relataron Abu Darr, Yundub Ibn Yunadah y Abu Abddur-Rahman, Mu’adh Ibn Yabal t que el Mensajero de Alá r dijo: “Temed a Alá dondequiera que os encontréis, y luego de un mal haced un bien para que borre el primero, y tratad a la gente con buen carácter”. (Transmitido por Tirmidhi, quien dijo que es un Hadiz Hasan (aceptable),  y en algunas copias dice: Es un Hadiz Hasan-Sahih (aceptable y auténtico)


Hadiz 19

Relató Abu Al-‘Abbas, ‘Abdullah Ibn ‘Abbas t que un día montando detrás del Profeta r me dijo: ¡Oh joven!, He de enseñarte unas palabras: Protege a Alá, que él te protegerá. Protege a Alá y lo encontrarás ante ti. Si has de pedir algo, pídeselo a Alá, y si necesitas ayuda, acude a Alá, y sabe que si toda la gente se reuniera para beneficiarte en algo, no te beneficiarían excepto en lo que Alá haya destinado para ti, y si se reunieran para perjudicarte en algo, no te perjudicarían salvo con algo que Alá haya destinado sobre ti. Las plumas (calamos) se han levantado y las hojas se han secado”.

En otro relato dice: “Protege a Alá, lo encontrarás ante ti, acuérdate de Alá en el bienestar que él se acordará de ti cuando estés en dificultades. Y sabe que en lo que has fracasado no podía haberte tocado. Y que lo que te ha tocado no podrías haber fracasado. Y sabe que la victoria llega con la paciencia, que el alivio viene luego del inconveniente y que con la dificultad surge la facilidad”. Transmitido por Tirmidhi, quien dijo que es un Hadiz Hasan-Sahih (aceptable y auténtico)

 

Hadiz 20

Narró Abu Mas’ud, ‘Uqbah Ibn ‘Amr Al-Ansari Al-Badri t que el Mensajero de Alá r dijo: “De entre las palabras de la primera profecía, que la gente ha conocido, están: Si no sientes vergüenza, haz lo que quieras”. (Transmitido por Bujari)

 

Hadiz 21

Relató Abu ‘Amr o se ha dicho Abu ‘Amrah, Sufían Ibn Abdullath, dije: ¡Mensajero de Alá! dime algo del Islam para que no tenga que preguntar de ello a nadie más que a ti. Dijo: “Di creo en Alá; luego, se recto”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 22

Narró Abu Abdullah, Yabir Ibn ‘Abdullah Al-Ansari t que un hombre preguntó al Mensajero de Alá r diciéndole: Acaso si yo rezara las oraciones prescritas, ayunara el mes de Ramadán, tomara lo lícito como lícito y lo ilícito como ilícito, sin añadir nada a esto ¿Entraría en el paraíso? dijo: “Sí”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 23

Relató Abu Malik Al-Hariz Ibn ‘Asim al-Ash’ariy t que el Mensajero de Alá r dijo: “At-Tuhur (la purificación) es la mitad de la fe (Imáan), decir Alhamdulillah (La alabanza pertenece a Alá) llena la balanza, decir Subhanallah y Alhamdulillah (glorificado sea Alá y la alabanza pertenece a Alá), llenan el espacio entre el cielo y la tierra, la oración es luz, y la caridad es una prueba a tu favor, la paciencia es luminosidad, el Corán es un argumento a favor tuyo o en tu contra. Cada uno empieza su día siendo vendedor de sí mismo. Liberándose o condenándose”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 24

Abu-Dhar al-Ghifari t narró que el Profeta r dijo que Alá alabado y exaltado sea ha dicho:

“¡Oh siervos míos! Ciertamente me he prohibido la injusticia, y la he prohibido entre vosotros, así que no seáis injustos unos con otros.

¡Oh siervos míos! Todos estáis extraviados, salvo a quien yo guío, así que pedidme la guía que os guiare.

¡Oh siervos míos! Todos estáis hambrientos, salvo a quien he dado de comer. ¡Así que pedidme alimento! Que os alimentare.

¡Oh siervos míos! Todos estáis todos desnudos salvo a quien he vestido. ¡Así que pedidme vestimenta! Que os vestiré.

¡Oh siervos míos! Cometéis errores noche y día, y yo os perdono todos ellos. ¡Así que pedidme perdón! Que he de perdonaros.

¡Oh siervos míos! No alcanzareis perjuicio con el cual podáis perjudicarme, ni alcanzareis beneficio con el cual podáis beneficiarme.

¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el último, humanos y genios, fueran tan piadosos como el corazón de la persona más piadosa, no añadiría esto nada a mi reino.

¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el último, humanos y genios, fueran tan corruptos como el corazón de la persona más corrupta, no disminuiría esto en nada a mi reino.

¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el ultimo, humanos y genios, se reuniesen en un mismo lugar, pidiéndome y yo otorgándoles a cada uno su petición, no decrecería lo que poseo, de la misma manera como no decrece (el nivel de) el mar si una aguja es introducida y luego sacada de él.

¡Oh siervos míos! Ciertamente, son vuestras obras, las que os computo, y luego os las recompensaré. Quien encuentre bien (e. d. la recompensa por sus buenas obras) que alabe a Alá, y quien encuentre lo contrario (e. d. castigo debido a sus pecados) que no reproche por ello sino a si mismo”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 25

Relató Abu Dharr t que algunos de los compañeros del Mensajero de Alá dijeron al Profeta r: ¡Mensajero de Alá! Los ricos se han quedado con todas las recompensas, rezan como nosotros, ayunan como nosotros y dan en caridad lo que sobra de sus bienes. Dijo: “¿Es que acaso, Alá no os ha dado con que hacer caridad?, pues por cierto que decir subhanalla (Glorificado sea Alá) es caridad, decir Allahuakbar (Alá es el Supremo) es caridad, decir Alhamdulillah (las alabanzas pertenecen a Alá), decir La ilaha illa Allah (No hay dios sino Alá) es caridad, y ordenar el bien es caridad, así como prohibir el mal es caridad; Asimismo, en cada acto sexual de uno de vosotros hay caridad”. Dijeron asombrados: ¡Mensajero de Alá!, ¿Acaso satisfaciendo uno su deseo, se hace merecedor de recompensa? Dijo: “¿Acaso, si lo satisficiera ilícitamente, no se haría merecedor de castigo? pues de la misma manera, si lo satisface legalmente será recompensado”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 26

Narró Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Todo hueso que un hombre tiene, debe hacer caridad cada día que salga el sol: establecer justicia entre dos personas es caridad, ayudar a un hombre a subir su montura o cargarle su bagaje sobre ella es caridad, por cada paso que das para ir a realizar el Salat  (oración) hay caridad y quitar el daño del camino es caridad”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 27

Relató An-Nawas Ibn Sam’an t que el Profeta r dijo: “La virtud es el buen carácter, y la maldad es lo que se remueve dentro de ti y te disgusta que las personas lo sepan”. (Transmitido por Muslim)

Relató Wabisah Ibn Ma’bad t que el Profeta r dijo: “¿Vienes a preguntar sobre la virtud?” Dije: Si. Dijo: “Consulta tu corazón, porque la virtud es aquello hacia lo que se inclina con tranquilidad el espíritu y el corazón; y la maldad es lo que se remueve dentro del espíritu y vacila en el pecho, opine la gente lo que opine al respecto”. (Hadiz Hasan (aceptable); relatado en ambos “Musnad” de Ahmad Ibn Hambal y Ad-Darimi)

 

Hadiz 28

Abu Nayij al-‘Irbad Ibn Sariah t dijo: Cierta vez nos exhortó el Mensajero de Alá r de forma tal que los corazones temblaron y los ojos lloraron. Dijimos ¡Oh Mensajero de Alá! parece una exhortación de despedida, así que aconséjanos. Dijo: “Os aconsejo temer a Alá, escuchar y obedecer aunque os gobierne un esclavo, ya que quien viva de vosotros ha de ver muchas discrepancias. Así pues que, apegaos mi Sunnah y la Sunnah de los califas rectos y guiados, aferraos a ellas con los dientes, y evitad las innovaciones, porque toda innovación es un desvío, y todo desvío tiene por destino el fuego”. (Transmitido por Abu Dawd y Tirmidhi, quien dijo: Es un hadiz Hasan-Sahih (aceptable y auténtico)

 

Hadiz 29

Narró Mu’ad Ibn Yabal t que dijo: “Dije: ¡Mensajero de Alá¡ ¿qué obra me llevará al jardín y me alejará del fuego”. Dijo: “Has preguntado una cosa que es fácil para aquel a quien Alá se lo facilita; adorar a Alá sin asociarle nada, realizar el Salat, pagar el Zakat, ayunar el mes de Ramadán y peregrinar a la Casa Sagrada”. Luego dijo: ¿No quieres acaso que te enseñe las puertas del bien? El ayuno es protección, y la caridad apaga las faltas, tal como el agua lo hace con el fuego, y la oración de la persona en el seno de la noche”. Luego recitó la aleya coránica:

Se levantan de sus lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo, y dan en caridad parte de lo que le hemos proveído. Nadie sabe la alegría que le espera [a los piadosos] como recompensa por lo que hicieron” (Corán 32:17)

Y dijo: “¿Quieres que te informe sobre la cima del asunto, su pilar y su cúspide?”. Dije: “Por supuesto, Oh Mensajero de Alá”. Dijo: “La cima del asunto es el Islam, su pilar es el Salat (la oración) y su cúspide es el Yihad (la lucha por la causa de Alá)” Luego dijo: ¿No deseas que te informe sobre la base de todo esto?” Dije: “Por supuesto, Oh Mensajero de Alá”. Entonces tomo su lengua y dijo: “Controla esto”. Dije: “Profeta de Alá, ¿Acaso seremos reprochados por lo que decimos?” Dijo: “Que tu madre se prive de ti Oh Mu’ad, ¿Es que existe otra razón por la que la gente sea arrojada sobre su rostro, o dijo: narices, en el fuego, sino por aquello que cosechan sus lenguas?”. (Transmitido por Tirmidhi, quien dijo que es un hadiz Hasan-Sahih (aceptable y auténtico)

 

Hadiz 30

Narró Abu Za’laba Al-Jushani, Yurzum Ibn Nashir t que el Mensajero de Alá r dijo: “Por Cierto que Alá, el Altísimo, ha prescrito obligaciones, no las descuidéis; y ha puesto límites, no los sobrepaséis; y ha prohibido cosas, no las cometáis; y ha guardado silencio respecto a asuntos por misericordia hacia vosotros y no por olvido, no indaguéis sobre ellas”. (Hadiz Hasan (aceptable) transmitido por Ad-Daraqutni)

 

Hadiz 31

Relató Abu Al-‘Abbas, Sahl Ibn Sa’d As-Sa’idi t que un hombre llegó donde el Profeta r y dijo: “¡Mensajero de Alá!, indícame un hecho que si lo hiciese me amaría Alá y me amaría la gente”. Dijo: “No desees (e.d. desapega de tu corazón el amor a) la vida mundanal y Alá te amará, y no desees (e.d. desapega de tu corazón el amor hacia) lo que la gente posee, y la gente te amará”. (Transmitido por Ibn Mayah y otros con cadena de transmisión Hasan (aceptable))

 

Hadiz 32

Narró Abu Sa’id, Sad Ibn Malik Ibn Sinan Al-Judrí t que el Mensajero de Alá r dijo: “Ni perjuicio ni venganza”. (Hadiz Hasan (aceptable). (Transmitido por Ibn Mayah y Ad-Daraqutni y otros, también relatado por Malik en Al-Muwatta)

 

Hadiz 33

Relató Ibn ‘Abbas t que el Mensajero de Alá r dijo: “Si le fuera concedido a la gente acorde con sus pretensiones, reclamarían algunos los bienes y la sangre de otros; sino que le corresponde al demandante presentar una prueba, y jurar  a quien niegue el cargo (que se le imputa)”. (Hadiz Hasan (aceptable), transmitido por Al-Baihaqi y otros, y una parte del hadiz se encuentra en Bujari y Muslim)

 

Hadiz 34

Dijo Abu Sa’id Al-Judri t: Oí al Mensajero de Alá r decir: “Quien de vosotros vea un hecho repudiable, que lo cambie (intente) con su mano, si no pudiera entonces (que lo intente aconsejando) con palabras, y si no pudiera, entonces (lo repruebe) en su corazón, y esto es lo más débil de la fe”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 35

Relató Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “No os envidiéis unos a otros, ni pujéis para implicar a los demás, ni os odiéis unos a otros, ni os deis la espalda, ni ofertéis (mercadería) cuando (el comprador) haya acordado la compra (con el vendedor) y sed, oh siervos de Alá, hermanos. El musulmán es hermano del musulmán, no es injusto con él ni lo traiciona, no le miente ni lo desprecia. La piedad (taqwa) esta aquí mismo -señalando su pecho tres veces-, es suficiente maldad para una persona despreciar a su hermano musulmán. Todo musulmán es sagrado para otro musulmán; vida, honor y bienes”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 36

Narró Abu Hurairah t que el Profeta r dijo: “Quien resuelve a un creyente un problema mundanal, Alá habrá de resolverle un problema en el día del Juicio Final. Quien ayude a un necesitado, Alá lo ayudará a él en esta vida y en la otra. Quien resguarde a un musulmán, Alá le resguardará en esta vida y en la otra. Alá siempre ayuda al siervo que ayuda a su hermano. Quien emprende un camino buscando el conocimiento Alá le facilitará un camino hacía el Paraíso. No se ha reunido un grupo de gente en una casa (mezquita) de las casas de Alá, recitando el libro de Alá (Corán) y estudiándolo entre sí sin que haya descendido sobre ellos la tranquilidad, envuelto la clemencia, rodeado los ángeles y los haya mencionado Alá entre los que están cerca de él. Y quien sea haragán en sus obras (de bien) no le beneficiará su linaje”. (Transmitido por Muslim)

 

Hadiz 37

Relató Ibn ‘Abbas t que el Mensajero de Alá r dijo entre lo que relata de su Señor: “Ciertamente Alá ha escrito (diferenciando) las buenas y las malas obras, luego aclaró esto diciendo: Quien haya intentado hacer una buena obra, y luego no la haya completado, Alá le escribirá en su favor una buena obra completa, y si la intentó hacer y la completó, Alá la escribirá para él como diez buenas obras y hasta setecientas veces o muchas más, y si ha intentado cometer una mala obra pero no la ha completado, Alá habrá de escribírsela como una buena obra completa, y si intentó cometerla y llegó a completarla, Alá la escribirá como una sola mala obra”. (Transmitido por Bujari y Muslim)

 

Hadiz 38

Narró Abu Hurairah t que el Mensajero de Alá r dijo: “Alá dijo: Quien muestra enemistad hacía un amigo mío (wali), le declararé la guerra. No se acerca mi siervo a mí con algo más querido para mí que lo que le he ordenado (hecho obligatorio), y mi siervo continua acercándose hacia mí con obras voluntarias hasta que yo lo amo, y una vez lo he amado, seré su oído con el que escucha, su vista con la que ve, su mano con la que toma, su pierna con la que anda; si me pide algo se lo concederé, y si me pide refugio, se lo daré”. (Transmitido por Bujari)

 

Hadiz 39

Relató Ibn ‘Abbas t que el Mensajero de Alá r dijo: “Ciertamente, Alá ha perdonado por mí causa, a mi pueblo, el error, el olvido y lo que puedan hacer bajo amenaza”. (Hadiz Hasan (aceptable), relatado por Ibn Mayah, Al-Baihaqí y otros)

 

Hadiz 40

Narró Ibn ‘Omar t que el Mensajero de Alá r puso su mano sobre mi hombro y me dijo: “Se en esta vida como si fueras un extranjero o un viajero”. Ibn ‘Omar t solía decir: “Si alcanzas la noche, no esperes llegar a la mañana siguiente. Y si alcanzas la mañana no esperes que llegar hasta la noche. Toma de tu salud para tu enfermedad y de tu vida para tu muerte”. (Transmitido por Bujari)

 

Hadiz 41

Relató Abu Muhammad Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al’Aas t que el Mensajero de Alá r dijo: “No será completa la fe de ninguno de vosotros hasta que sus inclinaciones sean acordes a lo que he traído”. (Hadiz Sahih (auténtico), lo he transmitido en mi libro “La evidencia (AlHuyyah)” con una cadena de transmisión perfecta)

 

Hadiz 42

Dijo Anas t: “Oí al Mensajero de Alá r decir: “Alá ha dicho: ¡Oh hijo de Adán! siempre que me supliques y me ruegues te perdonaré lo que hayas hecho y no me importa. ¡Oh hijo de Adán! aunque tus pecados alcanzaran lo más elevado del cielo y luego me pidieras perdón, te perdonaría. ¡Oh hijo de Adán! aunque vinieses ante mi con pecados del tamaño de la tierra, pero te presentases ante mí sin haberme asociado nada (e.d. sin haber cometido politeísmo), vendría a ti con perdón tan grande como eso”. (Transmitido por Tirmidhi, quien dijo: Es un Hadiz HasanSahih (aceptable y auténtico)

 

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.