La Biblía

La Biblia es el libro mas importante y popular del mundo, este libro maravilloso ha tenido, y sigue teniendo gran influencia en la vida de los hombres. Debido a esto, […]

La Biblia es el libro mas importante y popular del mundo, este libro maravilloso ha tenido, y sigue teniendo gran influencia en la vida de los hombres. Debido a esto, La Biblia o al menos parte de ella, se encuentra traducida a 2 303 idiomas.

Significado del término Biblia

Etimológicamente «Biblia» significa «libros o conjunto de libros». Estos, a pesar de su número y diferente contenido, guardan una perfecta unidad, porque tienen en común el desarrollo del Plan de Dios y han sido escritos bajo la inspiración del mismo Dios.

Realmente: La Biblia es la Palabra de Dios que se comunica al hombre para descubrirle su Plan de Salvación.
Otros nombres de la Biblia: «Sagradas Escrituras», «Libros Santos o Sagrados», «La Palabra de Dios», «La Escritura», etc.

Protagonistas de la biblia

Los protagonistas del Libro Sagrado, son Dios y el hombre. Dios que habla y actúa realizando la Salvación; el hombre que escucha y vive esta Salvación.
El hombre, uno de los personajes de la Biblia, hay que entenderlo no aisladamente, sino visto en comunidad como pueblo. Dentro de este pueblo, encontramos como figuras importantes en el AT a: Abraham, Moisés, David, los profetas, etc.; y en el NT a: Jesús, María, los Apóstoles, etc.

Contenido de la Biblia

La Biblia contiene la historia de las intervenciones salvíficas que Dios ha tenido para con la humanidad. Es una historia en la que el hombre en ocasiones ha colaborado libremente en el plan divino, y otras veces ha rechazado y se ha opuesto tenazmente a la salvación ofrecida por Dios. No obstante la infidelidad humana, Dios continua dándonos la salvación.

 

División de la Biblia

División fundamental. La Biblia se divida en dos partes fundamentales:

el Antiguo Testamento (Antigua Alianza) y

el Nuevo Testamento (Nueva Alianza).

Los dos Testamentos suman un total de 73 libros: 46 libros del AT escritos antes de la venida de Cristo y 27 del NT escritos después de su venida.

División específica. Una forma de dividir los dos testamentos más específicamente es la siguiente:

a. Antiguo Testamento:

Libros históricos o narrativos: 21 (encontramos historia y narraciones)

Libros didácticos: 7 (encontramos sabiduría y poesía)

Libros proféticos: 18 (encontramos la predicación y la vida de los profetas).

b. Nuevo Testamento:

Libros históricos o narrativos: 5 (Evangelios y Hechos de los Apóstoles)

Libros didácticos: 21 (las cartas de Pablo y otros Apóstoles)

Libros proféticos: 1 (el libro del Apocalipsis).

Además cada libro está dividido en capítulos y éstos a su vez se subdividen en versículos.

Composición de los libros

ANTIGUO TESTAMENTO

PENTATEUCO

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Génesis Libro de los comienzos

Gn.

50

Exodo Israel redimido

Ex.

40

Levítico El hombre adora y sirve a Jehová

Lv.

27

Números Las peregrinaciones por el desierto

Nm.

36

Deutoronomio Nueva presentación de La Ley

Dt.

34

Libros Historicos

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Josué La conquista de Canaán

Jos.

24

Jueces Israel en sus derrotas y Liberaciones

Jue.

21

Rut Idilio judaico de contenido simbólico

Rt.

4

1° de Samuel De la teocracia a la monarquía

1 S.

31

2° de Samuel La nación establecida bajo Jehová

2 S.

24

1° de Reyes El reino glorioso sufre división

1 R.

22

2° de Reyes Judá e israel llevados en cautiverio

2 R.

25

1° de Crónicas Los ritos de la Ley llevados a la práctica

1 Cr.

29

2° de Crónicas Judá avivado por sus reyes

2 Cr.

36

Nehemías La Restauración de Jerusalén

Neh.

13

Esdras Retorno del destierro y reconstrucción del templo

Esd.

10

Ester La gracia y el coraje de Ester salvan a la nación

Est.

10

Libros Poéticos

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Job Pensamientos sobre los hombres justos e injustos

Job

42

Salmos Profundos sentimientos de exaltación y desesperación

Sal.

150

Proverbios Instrucción moral y espiritual

Pr.

31

Eclesiastés La vacuidad de los razonamientos humanos

Ec.

12

Cantares El amor de Cristo por su Iglesia simbolizado

Cnt.

8

Libros Proféticos Mayores

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Isaías El profeta del Salvador y su salvación

Is.

66

Jeremías Un nuevo pacto y un corazón nuevo bajo el justo gobierno del Mesías

Jer.

52

Lamentaciones El clamor del amor divino despreciado

Lm.

5

Ezequiel Castigos futuros y restauración de Israel

Ez.

48

Daniel El profeta del plan divino

Dn.

12

Libros Proféticos Menores

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Oseas Israel es una adúltera, pero recibirá misericordia

Os.

14

Joel Profecía del derramamiento del Espíritu Santo

Jl.

3

Amós Dios unge los labios de un boyero

Am.

9

Abdías Jehová pagará el bien y el mal

Abd.

1

Jonás El profeta rebelde es obligado a cumplir su misión

Jon.

4

Miqueas En medio de las acusaciones, la promesa del Mesías

Mi.

7

Nahum Anuncio y realización de la destrucción de Ninive

Nah.

3

Habacuc Jehová enseña fe y paciencia

Hab.

3

Sofonías Jehová juzgará las naciones pero recordará a su pueblo

Sof.

3

Hageo Zorobabel unifica al pueblo para reedificar el Templo

Hag.

2

Zacarías Visiones de justicia y restauración y de gloria final

Zac.

14

Malaquías Reprende y exhorta al pueblo porque su Mesías vendrá pronto

Mal.

4

NUEVO TESTAMENTO

Biografía
Los Evangelios

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Mateo Presenta el Rey prometido a judíos (El Evangelio para el judío)

Mt.

28

Marcos Exalta al Hijo del Hombre, al Siervo (EI Evangelio para el romano)

Mr.

16

Lucas Cristo, el humano-divino (el evangelio para el griego)

Lc.

24

Juan Cristo, el eterno Redentor del mundo.

Jn.

21

Historia

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Los Hechos de los Apóstoles El Espíritu Santo edifica la lglesia.

Hch.

28

Epístolas Paulinas

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Epístola a los Romanos La doctrina del Evangelio de Jesucristo.

Ro.

16

1ª a los Corintios Instrucción pastoral para Iglesia

1 Co.

16

2ª a los Corintios El ministerio del apóstol

2 Co.

13

Gálatas Fe y gracia por encima de la Ley

Gá.

6

Efesios La Iglesia, el Cuerpo de Cristo

Ef.

6

Filipenses La Iglesia neotestanlentaria como ejemplo

Fil.

4

Colosenses La comunión con Cristo

Col.

4

1ª Tesalonicenses Preparación para el rapto de la Iglesia

1 Ts.

5

2ª Tesalonicenses Preparación para el rapto de la Iglesia

2 Ts.

3

1ª a Timoteo Instrucción ministerial explícita

1 Ti.

6

2ª a Timoteo Instrucción ministerial explícita

2 Ti.

4

Tito Normas para el desarrollo de la Iglesia

Tit.

3

Filemón Normas para el desarrollo de la Iglesia

Flm.

1

Hebreos La superioridad de Cristo sobre la ley de Moisés

He.

13

Epístolas Generales

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

Santiago La práctica diaria del Evangelio de Jesucristo

Stg.

5

1ª de S. Pedro Fortaleza ante la persecución y la prueba

1 P.

5

2ª de S. Pedro Fortaleza ante la persecución y la prueba

2 P.

3

1ª de S. Juan El amor de Cristo inspira nuestro amor

1 Jn.

5

2ª de S. Juan El amor de Cristo inspira nuestro amor

2 Jn.

1

3ª de S. Juan El amor de Cristo inspira nuestro amor

3 Jn.

1

Epístola de S. Judas Solícitos en la defensa de la fe

Jud.

1

Profecía

Nombre del Libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Número de Capítulos

El Apocalipsis La revelación del juicio, la recompensa y la gloria

Ap.

22

Proceso de composición.

Para entender el proceso de composición de la Biblia, hay que tomar en cuenta entre otras cosas, dos factores importantes:

a) Diversos autores en un mismo libro. En el plan humano cada uno de los libros de la Biblia puede ser el fruto de diversos autores de distintas épocas. Por ejemplo, en el libro de Isaías podemos distinguir al menos tres autores de diferentes épocas, pero unidos en una misma línea de pensamiento y tradición: Is. I (cap. 1-39) del s. VIII a.C.; Is. II (cap. 40-55) que predicó en el s. VI a.C.; e Is. III (cap. 56-66) -uno o varios autores- del s. V a.C. evidentemente este proceso de composición difiere de las técnicas nuestras actuales.

b) Puesta por escrito. El pueblo de Israel fue experimentando la cercanía de Dios que se le revelaba por medio de palabras y acontecimientos. Tanto las palabras como las acciones divinas, fueron transmitiéndose de viva voz, y a la vez, interpretándose por la misma tradición religiosa.

Sólo paulatinamente se fue poniendo todo esto por escrito hasta llegar a la redacción final de los libros. Lo que tenemos escrito en la Biblia es la vivencia de fe que interpreta y transmite los acontecimientos (cfr. Dt. 29, 1-3; Jn. 2, 19-22). A veces un mismo acontecimiento es interpretado desde diferentes perspectivas según la vivencia del autor y de su comunidad. Por ejemplo, la persona y el ministerio de Jesús son presentados bajo diversos enfoques en los cuatro Evangelios.

Fechas de composición.

Es difícil precisar con exactitud la fecha en que fue escrito cada uno de los libros de la Biblia; esto se debe por una parte, a la antigüedad de los mismos, y por otra, a que en la composición de cada uno de ellos intervinieron muchas veces diversos redactores, como ya lo explicamos. Globalmente podemos decir, que los libros del AT fueron compuestos entre el siglo X y el I a.C. y nos del NT entre el año 50 y 150 d.C.

Autores.

Dios y el hombre son los autores de la Escritura. Dios se valió de algunos hombres de la comunidad que, como verdaderos autores, pusieron todas sus capacidades para la composición de los libros bíblicos. Estos hombres, en la tradición posterior, son llamados hagiógrafos o escritores sagrados.

Lenguas y versiones de la Biblia

Lenguas bíblicas

En hebreo: Fueron escritos casi todos los libros del AT.

En arameo: Algunas partes de los libros de Esdras y Daniel.

En griego: Algunos libros del AT: Sabiduría y II Macabeos; partes de Ester y Daniel; y todos los libros del NT.

Versiones o traducciones

a) Dos son las principales versiones antiguas de la Biblia: la de los LXX y
la Vulgata. La primera es una traducción del hebreo al griego hecha por diversos autores judíos entre el s. III y II a.C., contiene sólo el AT en griego. La segunda, fue realizada en el siglo IV d.C. por San Jerónimo, contiene el Antiguo y el Nuevo Testamento en latín.

b) Muchas y muy variadas son las traducciones modernas de la Sagrada Escritura. Entre las principales, en español, enumeramos las siguientes: Biblia Latinoamericana, Nueva Biblia Española, Biblia de Jerusalén, Dios habla hoy, la Sagrada Biblia, Nácar-Colunga, Bover-Cantera, Cantera-Iglesias, etc.

La diferencia entre ellas radica no en el contenido, que es el mismo, sino más bien en la técnica, el estilo y el lenguaje de la traducción, y en sus notas explicativas.

Inspiración – Canon – verdad

Inspiración

a) Por inspiración de la Sagrada Escritura, entendemos, aquella luz y fuerza del espíritu que Dios comunica a los autores para que pongan por escrito todo y sólo aquello que El quiere, de tal forma que lo consignado en los libros, será verdaderamente Palabra de Dios y palabra humana.

b) Hay que tener en cuenta sin embargo, que esta inspiración divina se da no sólo en el redactor último de un libro, sino en todas aquellas personas que de una u otra forma intervinieron para la puesta por escrito de un determinado libro bíblico.

c) De esta manera, la Iglesia tiene por santos e inspirados, según la fe apostólica, todos los libros del AT y del NT, porque los considera como realmente escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo (2Tim. 3, 15-16; 2Pe. 1,19)

Canon

Por Canon se entiende «el conjunto de libros admitidos y reconocidos por la Iglesia como inspirados»

Dos son los cánones del AT que conviene especificar: El primero de ellos es el Canon largo (o alejandrino); consta de 46 libros. Este canon es seguido por católicos y ortodoxos. El otro canon es llamado Canon corto (o palestinense); consta de 39 libros, es admitido por judíos y hermanos separados. Tanto judíos como hermanos separados, excluyen de su canon bíblico 7 libros llamados por nosotros «deuterocanónicos» y por ellos «apócrifos».

La razón de esta exclusión es porque en la antigüedad se pensó que no fueron escritos originalmente en lengua hebrea. Estos libros son: Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc, 1 y 2 de Macabeos. Lo mismo las partes griegas de los libros de Ester y Daniel.

El canon del NT está formado por un total de 27 libros y es aceptado por católicos y hermanos separados; los judíos no lo admiten.

Verdad

En razón de que Dios ha inspirado los libros sagrados, podemos afirmar que en ellos encontramos la verdad en orden a nuestra salvación. La Biblia basada en la historia no pretende comunicarnos una verdad de tipo científico, sino la interpretación que hace de la misma historia a la luz de la fe, es decir, nos comunica la verdad salvífica:

«Los libros sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sin error la verdad que Dios hizo consignar en dichos libros para salvación nuestra» (DV n.11)

Hermenéutica o interpretación

La Hermenéutica es la ciencia que nos da las reglas para la interpretación de un texto, en nuestro caso, del texto bíblico.
Una verdadera hermenéutica debe partir del hecho que la Biblia es a la vez palabra humana y palabra divina siempre actual. «Dios habla en la Escritura por medio de hombres en lenguaje humano; por lo tanto, el intérprete de la Escritura, para conocer lo que Dios quiso comunicarnos, debe estudiar con atención lo que los autores querían decir y Dios quería dar a conocer con dichas palabras» (CV n.12).

Por eso la interpretación de la Biblia debe tener en cuenta, simultáneamente, tres aspectos:

La ciencia, pues la Biblia es palabra humana.

La vida, porque la Biblia es palabra actual

La fe, ya que la Biblia es Palabra de Dios.

De esta forma evitaremos caer en errores como por ejemplo:

Confundir nuestras imaginaciones o fantasías con lo que realmente dice el texto bíblico.

Pensar que nosotros tenemos la verdad absoluta en la
interpretación de la Biblia.

Hacer de la Biblia un texto neutral que no cuestione ni modifique
nuestra vida ni nuestros criterios prácticos, manipulando así la Palabra de Dios a nuestro antojo.

Por otra parte no hay que olvidar que la hermenéutica o interpretación va creciendo y progresando constantemente. Con la ayuda del Espíritu Santo, crece nuestra comprensión de la Biblia. «La Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las Palabras de Dios» (CV n.8).

Analicemos ahora brevemente los tres elementos de la hermenéutica bíblica.

La ciencia, porque la Biblia es palabra humana.
Para captar mejor un texto bíblico debemos buscar, por nuestro medio y con la ayuda de libros o personas, cuál fue la intención del autor humano expresada y plasmada en el texto. De hecho nosotros al autor sólo lo conocemos a través del texto. De allí la importancia de recurrir al texto, y de ubicar a su autor.

a) El texto. Debemos siempre partir de una lectura atenta y repetida del texto que vamos a analizar. Esto nos ayuda a verlo bajo diversos aspectos, y a fijarnos por ejemplo en:

– Palabras y expresiones repetidas, semejantes u opuestas.
– Personas que intervienen: qué dicen, qué hacen, qué les pasa, etc.
– Diferentes lugares; diversos tiempos, etc.
Todo esto, y el darnos cuenta del contexto en el que se encuentra nuestro texto, nos va proporcionando elementos fundamentales para su comprensión. Permite dejar «hablar» al texto, y ponernos realmente a su «escucha»; impide que inventemos cosas que de ninguna forma aparecen en el texto.

b) El autor. También es importante ubicar al autor en el tiempo, en el espacio, en la vida social y literaria para comprender mejor su intención plasmada en el texto, y así captar mejor la intención de Dios. Para lograr esta tarea nos puede servir el contestar a preguntas similares a las siguientes:

– ¿Quién escribió y en qué época?
– ¿Cuál era la situación y problemática a la que se enfrentaban sus lectores o destinatarios?
– ¿Cuál era la manera de pensar y de expresarse en aquella época?.
– ¿Qué forma o género literario (por ejemplo: historia, reflexión, ficción, etc.), empleó para comunicarnos su mensaje?.

La labor de los exegetas o investigadores de la Escritura es sumamente indispensable a este respecto. De hecho, directa o indirectamente, la mayoría de los cristianos nos servimos de su estudio e investigación a través de los cursos que tomamos, los libros sobre Biblia que consultamos, las introducciones y notas explicativas que tenemos en nuestras Biblias.

La fe, porque la Biblia es Palabra divina.

Nosotros nos acercamos a la Biblia como creyentes. Sabemos que Dios, junto con los escritores sagrados, es el autor de toda la Biblia. Por eso a la vez que afirmamos que la Biblia es palabra humana, también confesamos que es Palabra Divina. A través de esa Palabra, Dios nos está hablando e interpelando; nosotros nos constituimos en oyentes de esa palabra, en fieles que estamos a la escucha de lo que Dios quiere de nosotros.

Y para llevar a cabo esto, se necesita la fe, sin ella la Biblia quedará como una joya literaria o cultural, pero no como Palabra que nos está interpelando.

Para una recta interpretación en esta línea de fe, no debemos perder de vista tres principios fundamentales que nos ayudan bastante:

La unidad y contenido de toda la Escritura, pues Dios es el autor de ambos Testamentos.

La analogía de la fe, es decir, la iluminación que se hace de un misterio a otro.

La tradición viva de la Iglesia expresada en escritos, culto y predicación, etc. A este respecto el

Magisterio de la Iglesia, no desligado del resto del pueblo de Dios, y sabiendo que no está por encima de la Palabra del Señor, ejerce el servicio de la interpretación autoritativa de la Escritura.

La vida, porque la Biblia es Palabra de Dios actual.

La Biblia, como ya lo señalamos desde el principio, no es letra muerta u obra de museo, sino que es Palabra siempre actual y siempre nueva que ilumina y cuestiona nuestra vida.

Ante nuestra situación personal y comunitaria, social y económica, política y religiosa, familiar y educativa, etc. Dios tiene algo que decirnos. En la Biblia encontraremos el espíritu y las grandes pautas de nuestra respuesta concreta, ante las diversas situaciones que se nos van presentando. La Biblia no es un libro de recetas y de respuestas fáciles a los problemas de hoy, pero allí encontraremos el espíritu con que podremos responder.

Para que nuestra interpretación actualizada de la Biblia sea correcta, además de la ciencia y de la fe, debemos tener en cuenta a la comunidad que es guiada por el Espíritu Santo, y dentro de esa comunidad a los más pobres y sencillos, a los marginados. Serán ellos quienes en este punto nos ofrecerán la pauta de una auténtica interpretación de la Palabra viva del Señor.

Así lo afirma Jesús: «Bendito seas, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, si has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a la gente sencilla; sí, Padre, bendito seas, por haberte parecido eso bien» (Mt. 11, 25-26; cfr.1Cor. 1,17; Jn. 7, 47-49).
Será desde la perspectiva de los pobres, desde la solidaridad con ellos, donde podremos leer auténticamente el Evangelio.

Manejo de la Biblia

La Sagrada Escritura está compuesta por 73 libros, a los que identificamos con un nombre; cada uno de estos libros se pueden agrupar dependiendo del contenido de los mismos en: históricos o narrativos, didácticos y proféticos. Pero para mayor facilidad del manejo de la Biblia, se utilizan otros signos: siglas o abreviaturas, puntos, comas, etc. de ellos y el uso que les damos hablamos en seguida. Siglas, capítulos, versículos.

Las siglas: Se da el nombre de siglas a las abreviaturas de los nombres de los libros, por ejemplo Jn = Juan; Ex. = Éxodo.

Número del libro: Cuando hay varios libros con el mismo título, se pone un número antes de la sigla, indicando así que se trata del primero, segundo o tercer libro, por ejemplo 2 Sam. = Segundo libro de Samuel; 3 Jn. = Tercera carta de Juan.

Los capítulos: Se llama así a los trozos largos en que se divide cada libro y se indica con un número relativamente grande que va después de la sigla, por ejemplo Jn. 5, equivale a decir: Evangelio de Juan, capítulo 5. 1 Re. 2 = primer libro de los Reyes, capítulo 2

Los versículos: Son trozos más pequeños que los capítulos, son subdivisiones de ellos; en cada libro de la Biblia varía el número de los capítulos y versículos, por ejemplo Jn. 5,8, equivale a decir: Evangelio de Juan, capítulo 5, versículo 8.

Libros de un capítulo: Cuando se cita un texto tomado de estos libros, los números que se utilizan después de la sigla corresponden a los versículos, por ejemplo Jds. 5 = Carta de Judas, versículo 5; 2 Jn. 4 = Segunda carta de Juan, versículo 4.

Signos de puntuación:

La coma: Siempre la encontramos en medio de dos números e indica que el primero hace referencia al capítulo y el segundo al versículo, por ejemplo Mt. 4,2 significa: Evangelio de Mateo, capítulo 4, versículo 2.

El punto: Este signo se utiliza para significar «y», por ejemplo Gén.3, 1.9 equivale a: Libro del Génesis, capítulo 3, versículos 1 y 9.

El punto y coma: Estos signos, cuando van juntos, equivalen a una nueva cita, después de haber hecho una anterior, por ejemplo: Jn.10, 4; 12,9 quiere decir: Evangelio de Juan, capítulo 10, versículo 4 y capítulo 12, versículo 9. esto mismo se hace cuando las citas son de libros distintos, por ejemplo Jn.1,18; Mt. 5,8.

 

El guión: Este signo equivale a decir «al», por ejemplo Jn. 7, 4-8 quiere decir: Evangelio de Juan, capítulo 7, versículos del 4 al 8. Mt. 6,19-7,5 equivale a: Evangelio de Mateo, capítulo 6, versículo 19 al capítulo 7,versículo 5.

La letra «s»: Ordinariamente se utiliza al final de una cita, e indica, que además de considerar la cita que se ha dado, debe leerse el versículo siguiente, por ejemplo Lc.11, 27s equivale a: Evangelio de Lucas, capítulo 11, versículo 27 y siguiente. Si encontramos «ss» deben leerse los versículos siguientes que hablan del mismo tema.

Las letras «a, b, c»: Cuando después de una cita hay alguna de estas letras, significa que lo que buscamos está en la primera, segunda o tercera parte respectivamente, del versículo, por ejemplo Gén. 4, 3b indica que nos referimos al capítulo 4, versículo 3 en la segunda parte. Estas letras sin embargo, son poco utilizadas.

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.