Tipos de drogas, sus efectos y consejos para padres

Convertir este post a PDFLos padres son la influencia más importante en la vida diaria de sus hijos. Sin embargo, enseñar a los niños a decir “No” a las drogas, […]

Los padres son la influencia más importante en la vida diaria de sus hijos. Sin embargo, enseñar a los niños a decir “No” a las drogas, no es intuitivo, incluso para los mejores padres.

Esta sección le ayudará a aprender más acerca de las drogas y los niños, y qué es útil ya sea usted padre, maestro o estudiante. El alcance del problema le dará una introducción general sobre este tema. “¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos?”, servirá de punto de partida para educar a sus hijos libres de drogas y alcohol. “Tipos de drogas y sus efectos”, dará información sobre lo que sucede cuando se consumen drogas como la marihuana o la heroína. “¿Qué hacer si piensa que su hijo(a) está usando drogas?”, le dirá cuáles son las señales de advertencia que debe buscar en su hijo(a). “Qué hacer si un amigo está usando drogas”, es una guía diseñada especialmente para estudiantes con el fin de que puedan ayudar a sus compañeros que estén usando droga. “El abuso del alcohol y las drogas en las universidades”, da detalles acerca del abuso de consumo de alcohol cuando se van de parranda, en las universidades a lo largo y ancho del país.

Ayudando a su hijo a que no use drogas

El alcance del problema y su origen

El abuso de las sustancias ilegales es un problema que existe entre todos los estudiantes. Las estadísticas indican que los jóvenes hispanos son particularmente vulnerables:

  • Alcohol: Ésta es la sustancia que más consumen los jóvenes hispanos. Los hispanos reportan que toman más que otros grupos para cuando entran a octavo grado.
  • Lo más alarmante es que el dato indica que, entre los estudiantes de octavo que fueron cuestionados, los hispanos son los que más consumen las drogas como la marihuana, crack, cocaína, heroína y tranquilizantes.
  • Datos adicionales relacionados con el uso de las sustancias entre la comunidad hispana, en general indican que hay una necesidad de que los padres se involucren más en apoyar a sus hijos para que no usen drogas. La cantidad de alumnos que han abandonado los estudios es más alta entre los estudiantes hispanos que cualquier otro grupo étnico. En algunas comunidades, la mitad de los casos de jóvenes que abandonan sus estudios y consumen esas sustancias está relacionada con la falta de productividad en la escuela.

Factores de riesgo / Factores preventivos

Las investigaciones han indicado que para prevenir el uso y el abuso de las sustancias ilegales, deben suceder dos cosas:

  1. Los factores que aumentan el riesgo de que se desarrolle el problema deberán ser identificados, y
  2. Los métodos para lograr reducir el impacto de esos factores deberá ser desarrollado.

Los factores que ayudan a prevenir el uso y el abuso de las sustancias ilegales se llaman factores preventivos y los factores que contribuyen a, o incrementan el riesgo de que se desarrolle algún problema por el uso y el abuso se llaman factores de riesgo. La clave para obtener la salud y una familia saludable está en aumentar los factores preventivos y a la vez disminuir los factores de riesgo.

Las investigaciones revelan que los papás afectuosos que se involucran en las vidas de sus hijos se convierten en los factores preventivos más poderosos. La cultura hispana posee muchos de los factores preventivos que ayudan a prevenir el uso y el abuso de las sustancias, como la unión familiar.

Otros factores preventivos incluyen las relaciones con los familiares, la simpatía, el compromiso y el papel tan significante de la mujer en las familias. Los hispanos generalmente tienen varias creencias saludables, estándares bastantes claros y características muy originales que ayudan a los hijos. Algunas son la espiritualidad y la fe, el respeto, la confianza, la dignidad, el énfasis en la interacción personal y el valor y cuidado de sus hijos. (SAMHSA 2002)

La juventud de hoy, en general, vive altos niveles de estrés y conflictos sociales y personales. Sin embargo, las investigaciones muestran que comparados con otros jóvenes, los jóvenes hispanos se enfrentan a más factores de riesgo que los demás.

Unos de estos factores incluyen: conflictos familiares entre padres adoptivos y los niños, especialmente si los jóvenes se asimilan a la cultura más rápido que sus papás o sus padres adoptivos. Eso resulta en conflictos entre generaciones, falta de estabilidad, en que se expongan al uso del alcohol, tabaco y otras drogas en las familias y las comunidades. Otros factores de riesgo incluyen las barreras en el empleo, problemas de comunicación por la falta del inglés, discriminación y el estrés relacionado con la adaptación a la cultura estadounidense.

El diagrama siguiente de SAMHSA’S SAMHSA’s Toolkit for Hispanic/Latino Community Groups (2002) sintetiza los factores de riesgo y preventivos del uso y abuso de las sustancias ilegales. Esto le ayudará a entender los factores mejor y a identificarlos en su propia familia y comunidad.

Factores preventivos y factores de riesgo en el uso de sustancias

Características de riesgos individuales

  • Amigos involucrados en el comportamiento problemático
  • Aislamiento social
  • Autoestima baja
  • Conflictos culturales
  • Discriminación racial y étnica

Factores de riesgo comunitarios

  • Disponibilidad de alcohol, tabaco y otras drogas en ambientes sociales
  • Mudanzas/migraciones familiares frecuentes
  • Comunidades que se están deteriorando o estén arruinadas por el crimen
  • Barreras en los empleos
  • Desempleo o empleo parcial
  • Progreso en el trabajo inaccesible
  • Vivienda inadecuada

Factores preventivos

Ligas

  • Familiarismo
  • Unión familiar entre las distintas generaciones
  • Orgullo étnico
  • Simpatía
  • Presencia de la mujer en la familia

Creencias saludables y estándares claros

  • Espiritualidad
  • Respeto (basado en una jerarquía de edad)
  • Confianza
  • Preocupación por los hijos

Características individuales

  • Dignidad
  • Personalismo
  • Presencia de la mujer en la familia

Factores familiares de riesgo

  • Actitudes y aportación de los padres en cuanto al uso de drogas, al crimen y a la violencia
  • Falta de control sobre los hijos
  • Ausencia de los padres
  • Padre soltero con falta de apoyo
  • Falta de costumbres familiares
  • Diferencia en la asimilación cultural entre generaciones

Factores de riesgo escolares

  • Nuevo sistema de valores
  • Barreras con el idioma
  • Aislamiento social
  • Bajas expectativas de éxito
  • Bajos niveles de educación

Qué pueden hacer los padres para que sus hijos no usen drogas

La educación anti drogas que reciben los estudiantes hoy en día en las escuelas sólo comienza a contrarrestar la información “de la calle” que reciben de sus compañeros y la cultura popular. Como padre, de seguro se pregunta qué puede hacer para ayudar a que su hijo(a) no use drogas.

Los padres son el mejor ejemplo en las vidas de los niños. Lo que hacen y dicen en cuanto a las drogas significa mucho cuando los niños tengan que hacer decisiones al respecto.

Los niños que deciden que no van a usar el alcohol o las drogas, normalmente hacen esas decisiones porque están firmemente en contra de estas sustancias, son convicciones basadas en un sistema de valores. Usted puede explicarle claramente los valores de su familia si expresa la razón por la que toma cierta decisión sobre un tema y cómo esa decisión se refleja en los valores de su familia.

En cuanto se refiere a sustancias peligrosas como el alcohol, el tabaco y otras drogas, no asuma que sus hijos saben cuál es su opinión sobre el tema. Los niños quieren que les hablen sobre las drogas. Exprese claramente su posición; si no está claro, ellos pueden tener la tentación de probarlas. Dígales a sus hijos(as) que les prohibe que usen el alcohol, tabaco y otras drogas porque los quiere mucho. Acláreles que esta regla se aplica hasta en casas de otras personas. ¿Irá a escuchar su hijo(a)? Lo más probable es que sí. Según los estudios, cuando un(a) niño(a) decide si sí o no va usar el alcohol, tabaco, y otras drogas, unas de las cosas que toma en cuenta es “¿qué pensarían mis padres”?

También hable sobre las consecuencias cuando se rompen las reglas, qué será el castigo y cómo se llevará a cabo. Las consecuencias deberán de estar a la par con las limitaciones parar que su hijo(a) entienda que los resultados de ciertos actos pueden ser predecibles cuando él o ella toma una decisión. Las consecuencias que escoja deberán ser razonables y relacionadas con la ofensa. Por ejemplo, si pesca a su hijo fumando, lo puede “castigar”, limitando sus actividades sociales por dos semanas. De esa manera usted puede aprovechar ese tiempo para enseñarle las razones por su angustia de que le vaya afectar su salud, y sus temores que vaya formar una adicción por el cigarro, a través de artículos y libros.

Al contrario de lo que los padres piensan, las reglas estrictas no van a provocar el distanciamiento de sus hijos. Ellos quieren sentir que les importan lo suficiente para poner ciertas medidas y que se toman el tiempo para reforzarlas. Las reglas sobre las drogas también sirven como un respaldo cuando sus hijos se sienten tentados a tomar una decisión equivocada.

Es muy importante que siempre alabe a sus hijos para que sepan lo contento que está de que respetan las reglas del hogar. Enfoque su atención en las cosas que sus hijos hacen bien en lugar de enfocarse en lo que hacen mal.

Cómo hablar con sus hijos sobre las drogas de una manera efectiva

Hoy en día llevamos un ritmo de vida tan acelerado que hay pocas oportunidades para hablar con nuestros hijos sobre las drogas. Para asegurar que usted tenga reuniones regulares con sus hijos, trate de programar citas con ellos y juntas familiares. Citas para comer juntos tan siquiera una o dos veces por semana, o para jugar juegos, ir a la biblioteca o ir a comer un helado juntos una vez por semana. Estas citas son oportunidades para que la familia se ponga al tanto y establezca una comunicación más abierta, un elemento básico para educar a los niños a que no usen drogas.

Las juntas familiares una vez a la semana también pueden ser muy valiosas. Una sugerencia para que funcionen estas juntas es que se hagan a una hora cada semana en la cual todos estén de acuerdo y que todos tengan la oportunidad de platicar sin temor de que le critiquen o castiguen. Reglas básicas que ayudan son: Todos tienen la oportunidad de hablar; una persona habla a la vez sin ser interrumpida; todos escuchan y sólo se permiten opiniones constructivas y positivas. Para lograr que los niños que desfavorecen participen, combínelas con alicientes como pizza después de la junta o asígnele responsabilidades importantes, como ser el secretario o que se encargue de que se cumplan las reglas.

Otra manera que usted puede hablar con sus hijos sobre las drogas es tomando ventaja de los “momentos instructivos” de todos los días.

Si usted y su hijo(a) están caminando por la calle y ven a un grupo de adolescentes tomando, aproveche para hablarle sobre los efectos negativos del consumo del alcohol.

Vea la televisión con sus hijos y pregúnteles su opinión.
Cuando vea un comercial de antidrogas en la televisión, aproveche el momento para hablar sobre el tema de las drogas. Pregúnteles qué opinan sobre el comercial.
Es muy importante que usted sepa que puede usar cosas cotidianas para impactar la vida de sus hijos:

  1. Escuche lo que dicen
  2. Míreles a los ojos cuando les escuche, mantenga el contacto a los ojos.
  3. Infórmese sobre cómo les fue en su día, que pasó en la escuela y con sus amigos
  4. Vaya a sus eventos, por ejemplo, a los deportes, partidos, obras, programas
  5. Juegue juegos con ellos
  6. Hable con ellos
  7. Conozca a sus amigos
  8. Entérese dónde están
  9. Ponga expectativas claras de comportamiento
  10. Sea consistente en su instrucción y disciplina
  11. Anímelos mucho
  12. Desarrolle formas creativas y significativas para participar en sus vidas
  13. Pídales su opinión
  14. Enséñeles que importan
  15. Cuando hagan algo bien, celébrelos
  16. Hable con ellos sobre los peligros del uso y el abuso de las sustancias ilegales

Cuando hay historia familiar de alcoholismo o abuso de drogas…

Si su familia padece de presión alta o diabetes, usted les diría a sus hijos que hay la posibilidad de que lo hereden. De la misma manera, ellos necesitan saber si hay una historia de abuso de sustancias ilegales o de alcohol, especialmente si usted, su esposo(a), o los abuelos han tenido problemas con el alcohol u otras drogas. Los hijos de los que abusan las drogas son más propensos a que se hagan adictos ellos mismos: ellos tal vez hayan heredado genes que les hagan reaccionar distinto al alcohol y a las drogas y su formación tal vez haya sido bastante difícil.

Es más efectivo cuando usa a un familiar como ejemplo para explicarles a sus hijos la razón por la cual deben tener precaución con el alcohol y las drogas. Haga el intento de usar un tono positivo. Si el abuso de las sustancias es un problema en su familia, tal vez le pueda decir a sus hijos que al enterarse de los retos les va a preparar para evitar situaciones poco saludables en un futuro.

Es importante que se preparen con una respuesta, por si acaso su hijo(a) algún día le pregunta sobre su historia o la de su esposo(a) con el uso o abuso de las sustancias.

¿Por qué los niños usan drogas?

Los padres frecuentemente piensan que los amigos o narcotraficantes probablemente hayan presionado a sus hijos a usar las drogas. Pero los niños dicen que deciden usar drogas porque quieren:

  1. Dejar de estar aburridos
  2. Sentirse bien
  3. Olvidarse de sus problemas y relajarse
  4. Divertirse
  5. Satisfacer su curiosidad
  6. Tomar Riesgos
  7. Aliviar su dolor
  8. Sentirse adultos
  9. Demostrar su independencia
  10. Pertenecer a cierto grupo y sentirse “cool”

Los padres son los que mejor conocen a sus hijos y por lo tanto están en la posición de poder buscar alternativas saludables a las drogas. Animar a sus hijos a participar en deportes, clubes, lecciones de música, servicio comunitario, la iglesia, y otras actividades después de la escuela pueden ayudar a mantener a los niños y adolescentes activos e interesados mientras que aumentan su auto-confianza y habilidades interpersonales. Estas actividades también ayudaran a los jóvenes a acercarse más a sus padres y a otros adultos quienes pueden influenciar de manera positiva.

Lo que los niños deberían saber sobre las drogas

Preescolar

A esta edad, los niños están ansiosos por saberse y memorizarse las reglas, quieren saberlas y saber su opinión sobre lo “bueno” y lo “malo”. Aunque ya tienen la edad para entender que fumar es malo para su salud, no están listos para absorber los datos más complicados sobre el alcohol, el tabaco y otras drogas.

Kindergarten (jardín de infantes) a Tercer Grado

Ahora es el momento de explicarles sobre lo que son el alcohol, el tabaco y las drogas, sus consecuencias, y que hay personas que las usan aunque les haga daño.

  1. Expréseles como algo que no es un alimento o que no está recetado por un médico puede llegar a ser bastante dañino.
  2. Dígales que las drogas interfieren con la manera que nuestros cuerpos funcionan y que pueden enfermar o hasta matar a alguien.
  3. Explíqueles el concepto de una adicción y que la droga se puede convertir en un hábito muy malo y difícil de romper.

Cuarto a Sexto Grados (9-11 años)

Para cuando los niños salgan de la primaria, deberán saber:

  1. Los efectos inmediatos que tienen el alcohol, el tabaco y otras drogas en las distintas partes de nuestros cuerpos, incluyendo los riesgos de un coma o una sobredosis fatal.
  2. Los efectos a largo plazo del cómo y por qué las drogas pueden ser adictivas y hacer que los que las usan pierdan el control de sus vidas.
  3. Las razones por qué las drogas son especialmente peligrosas para los cuerpos que se están desarrollando.
  4. Los problemas que causan el alcohol y otras drogas ilegales, no sólo al que usa, pero a su familia y a su mundo entero.

Séptimo grado a segundo año (12-14 años)

La adolescencia es una etapa confusa y estresante caracterizada por cambios de humor e inseguridades, porque los adolescentes están tratando de entender quiénes son y cómo pertenecer, mientras luchan por su individualidad. Lo que los padres no se dan cuenta es que los adolescentes sienten que están constantemente rodeados de drogas. Nueve de diez adolescentes acordaron que “parece que hoy en día la marihuana está por todos lados”. Los adolescentes son más propensos a usar la marihuana de lo que los papás piensan, y la están fumando en los lugares que los mismos papás piensan que son seguros como por ejemplo las escuelas, en casa y en casas de amigos.

Los padres influyen inmensamente en las decisiones que toman los hijos sobre las drogas.

Los adolescentes tienen que saber de las consecuencias inmediatas y desagradables del uso del tabaco y la marihuana. Por ejemplo, el fumar causa mal aliento, mancha los dientes, y apesta la ropa y el cabello. Como padre, usted deberá de platicar sobre los efectos a largo plazo de la droga:

  1. La falta de habilidades sociales y emocionales, normalmente adquiridas durante la adolescencia;
  2. El riesgo de cáncer pulmonar y enfisema por fumar;
  3. Accidentes de automóvil fatales o lesiones y daño al hígado por tomar demasiado;
  4. Adicción, daño cerebral, perdida de memoria, coma o la muerte.

De tercero a quinto año (15-17 años)

Los adolescentes necesitan más que un mensaje general para lograr resistir las drogas. Necesitan escuchar de sus padres que cualquiera se puede convertir en un usuario crónico o en un adicto, y que hasta los que no son adictos pueden acabar con problemas severos y permanentes.

La mayoría de los estudiantes en la secundaria piensan a futuro, así es que es muy probable que presten atención sobre el tema de cómo las drogas pueden arruinar sus oportunidades de entrar a una buena universidad o de ser empleados en un buen trabajo.

¿Qué hacer si piensa que su hijo(a) está usando drogas?

Si usted sospecha que su hijo(a) está usando drogas, deberá de hablar abiertamente sobre el tema, evitando acusar directamente, cuando él o ella esté sobrio(a) y usted esté calmado(a). De esta manera le mostrará a su hijo(a) que lo más importante para usted es su bienestar y que aún le(a) quiere mucho, pero que le preocupa mucho lo que se está haciendo a sí mismo(a). El abuso de las drogas sucede en familias de cualquier origen económico y social, en hogares alegres y no alegres.

El primer paso para lograr la recuperación de una vida sana es tomarse el tiempo para hablar abiertamente sobre el problema, sin rechazos. Es sumamente importante encontrar a un consejero de salud mental certificado, con experiencia con jóvenes y en el tratamiento del abuso de sustancias ilegales. Reuniones con consejeros escolares y/o con su médico familiar le pueden ayudar con el respaldo y la asistencia que necesita su hijo(a) y su familia.

Es muy importante que tome en cuenta que cuanto antes intervenga, antes se recuperará su hijo(a).

Qué hacer si un amigo está usando drogas

Es muy difícil que un niño sepa qué hacer o qué decirle a un amigo cuando está usando sustancias ilegales. Lo más probable es que si un amigo está usando drogas, su hijo se vaya topar con situaciones donde le pidan, a él o ella, que las pruebe. Si sabe como contestar en situaciones difíciles como esas, podrá seguir evitando las drogas. Una manera que le puede ayudar a su hijo(a) es practicando a que diga que no. Considere las siguientes sugerencias:

  1. Aparte 15 minutos para platicar con su hijo(a). Repase sus preocupaciones sobre las drogas. Explíquele a su hijo(a) que van a haber momentos en que sus amigos le van a pedir que pruebe o abuse del tabaco, el alcohol y sustancias ilegales. Dígale que usted sabe que él o ella quiere hacerle caso y que practicando le va a ayudar a sentirse con más confianza cuando llegue ese momento.
  2. “La razón por la cual estamos practicando cómo vas a responder si acaso tus amigos usan drogas, es para que te sientas preparado para manejar la situación. No es que no te tenga confianza”.
  3. “Sé que tal vez te sientas un poco ridículo actuando esto conmigo. Yo también me siento medio ridículo, pero si practicamos con tiempo, se te hará más fácil a ti y yo me quedo tranquilo”.
  4. Pretende que yo soy alguien que te gusta y que te digo, ‘Ándale, tómate un trago o fuma un poco de marihuana’. ¿Qué me dirías? ¿Qué me dirías si yo fuera alguien un poco más grande que tú y me tenías un poco de miedo”?
  5. “¿Qué si te ignoraba cuando me dijeras que no o te decía, ‘¿Qué, a poco eres un nerd’? ¿Qué me dirías? ¿Qué si te decía, ‘¡Ey, sabe súper bien, a mí me gusta!’ ¿Qué dirías?”
  6. Si su hijo(a) no le responde a estas preguntas, sugiérale algunas respuestas. Pregúntele si sería una respuesta correcta. Puede que él o ella tenga una razón por la que piense que no funcionaría tal respuesta. Déle la razón y pregúntele cuál sería mejor respuesta, o qué sería lo que contestaría otro amigo que no usara drogas.
  7. Después de practicar, alabe a su hijo(a) y dígale que está muy orgulloso(a) de la manera que dice “no” a las drogas.

Recordatorios sencillos para que su hijo(a) diga “no”:

  1. “No olvides que quiero que digas que no si un amigo(a) o extraño te ofrece alcohol u otro tipo de drogas a esta edad”.
  2. “Siempre puedes decir que no. No le tienes que dar ninguna explicación a nadie por no querer tomar”.
  3. “Es más fácil poder decir que no si lo practicas de antemano”.
  4. Si tus amigos u otras personas te presionan, no les hagas caso y sigue tu camino”.
  5. “Si ves que tus amigos están usando drogas, hazte a un lado o llámame y pasaré por ti”.
  6. “Siempre puedes venir a platicar conmigo sobre estas situaciones. Yo te ayudaré”.

Los mismos estudiantes pueden ayudar a otros estudiantes para que resistan la tentación de las drogas.

Las víctimas de las drogas en las escuelas son principalmente los estudiantes, pero el uso de drogas no se puede eliminar sin su participación en esta lucha. Comuníquele a su hijo(a) que además de decir no a las drogas y de resistir la presión de sus compañeros, él o ella puede luchar contra las drogas de las siguientes maneras:

  1. Participando abiertamente en discusiones sobre el alcance del problema que existe en su escuela.
  2. Apoyando una reglamentación anti-droga rígida y la firme consecución de las reglas en la escuela.
  3. Enseñándole a otros estudiantes, especialmente a los más jóvenes, sobre los efectos dañinos de las drogas.
  4. Animándole a usted como padre o madre para que se junte con otros padres para promover un ambiente sin drogas fuera de la escuela. Algunos grupos de padres que han tenido éxito se han establecido gracias a la inquietud de algún hijo o hija sobre las drogas.
  5. Convirtiéndose en un ejemplo positivo para los compañeros en la escuela y hablando firmemente en contra del uso de las drogas.
  6. Comenzando un club anti-droga o alguna otra actividad que crea formas positivas para estimular a otros jóvenes a que se diviertan sin las drogas. Consiguiendo el patrocino de adultos y publicando las actividades del club.
  7. Alentando a los amigos con problemas con drogas para que busquen ayuda y reportando a los padres y al director sobre los que las venden.

El abuso del alcohol y las drogas en las universidades

La universidad puede ser y debe ser divertida, debe de enriquecer su experiencia y la de su estudiante. Para asegurarse de que sí lo sea, los estudiantes y sus padres necesitaran escoger una universidad que fomente el desarrollo académico y social de sus estudiantes, y que promueva la seguridad dentro de la universidad y de la comunidad.

¿Por qué preocuparse?

  • ¿Cuál es la opinión de las universidades sobre el alcohol y las drogas? Demasiadas veces el consumo del alcohol y otras drogas resulta en tragedias. Recientemente, las muertes causadas por envenamiento de alcohol o incidentes relacionados con el alcohol han sucedido en todo tipo de universidades.
  • El consumo del alcohol y otras drogas ha sido la causa de muchos accidentes, heridos, vandalismo y crímenes dentro de las universidades y muchas veces tienen algo que ver cuando los estudiantes están batallando con sus clases.
  • La mayoría de los estudiantes evitan el uso peligroso del alcohol y otras drogas. Pero a la misma vez no dejan de estar expuestos a las conductas altamente riesgosas de sus compañeros. Los estudiantes que consumen el alcohol y otras drogas no sólo se hacen daño a sí mismos, si no también les hacen daño a sus compañeros que les rodean.
  • Al enterarse de las campañas de las universidades en contra del alcohol y otras drogas, los estudiantes pueden ampliar su conocimiento y así reducir las posibilidades que algún día vayan a tener algún problema relacionado con el alcohol y otras drogas y podrán lograr sus sueños y metas universitarias.

La gravedad del problema

  • Las últimas investigaciones confirman que las universidades siguen tolerando los problemas con el consumo del alcohol y otras drogas.
  • De todas las substancias que se consumen, el alcohol es el más problemático en las universidades.
  • Las investigaciones indican que un 43% de todos los estudiantes reportaron haber consumido alcohol de manera riesgosa alguna vez durante su carrera universitaria. Un 20% de los estudiantes reportaron haber consumido alcohol de manera riesgosa con frecuencia durante la universidad.
  • Las encuestas realizadas en universidades por todo el país reportaron los siguientes porcentajes de estudiantes que usaron distintas drogas durante el año pasado: marihuana (32.3%); anfetaminas (6.5%); alucinantes (7.5%); cocaína (3.7%), drogas llamadas “designer drugs” como el Ecstasy (3.6%).
  • Estos tipos de drogas han sido la causa de muchas tragedias que incluyen crímenes de violación, hospitalización por causa de una sobredosis, y muertes.
  • No sólo los que usan el alcohol y las drogas de maneras altamente riesgosas son afectados. Los estudiantes que no las usan o toman legalmente y con moderación también son afectados por la conducta de los que toman demasiado.
Los estudiantes universitarios tienen problemas cuando otros toman demasiado.
Un 60.5% fue interrumpido durante sus estudios y mientras dormíaUn 53.6% tuvo que hacerse cargo de un compañero ebrioUn 29.3% fue insultado o humillado

Un 20.1% sufrió un avance sexual inapropiado (mujeres)

Un 18.6% tuvo una discusión fuerte o algún pleito

Un 13.6% fue víctima de daños en su propiedad

Un 9.5% fue empujado, golpeado, o asaltado

Un 1.3% fue víctima de acoso sexual o violación (mujeres)

Fuente de datos: “College Binge Drinking in the 1990s: A Continuing Problem. Results of the Harvard School of Public Health 1999 College Alcohol Study.” Journal of American College Health, 48 (marzo 2000): 208.

Cómo manejan las universidades los problemas con el alcohol y otras drogas

  • Las universidades están implementando políticas (reglamentos) y programas para frenar el consumo del alcohol y otras drogas y todas las consecuencias negativas asociadas con los mismos.
  • Algunas universidades usan tácticas muy amplias que combinan programas educativos tradicionales con estrategias enfocadas en un cambio completo del ambiente dentro de las universidades y en las comunidades cercanas. Este método muestra que existen múltiples niveles que influyen en el comportamiento de un estudiante: el nivel personal, de los compañeros, de la institución, la comunidad y de las políticas públicas.
  • No es suficiente que una universidad distribuya sus reglamentos sobre el alcohol y las drogas, impresos en un manual, o que patrocine un programa de un día con el tema de tomar conciencia sobre el alcohol, que ofrezca programas de apoyo para los que lo necesiten y espere que se desaparezca el problema. Hay que fijarnos en la manera que participan el presidente, los profesores y el personal en cuanto al mismo tema.
  • Hay que pensar en la forma en la cual la universidad construye un ambiente que disuade el consumo de alto riesgo del alcohol y le ayuda a esos estudiantes que no toman, o que toman legalmente y moderadamente.

Programas y Políticas que hacen una diferencia

A continuación encontrará ejemplos de estrategias que muchas universidades están implementando y que pueden llegar a influir positivamente sobre el consumo del alcohol y otras drogas en la cultura dentro de las universidades:

  • Colaborando con la comunidad para asegurarse que no se sirva alcohol a estudiantes menores de edad o a estudiantes ya intoxicados;
  • Fortaleciendo los requisitos académicos;
  • Programar clases los viernes (Esta estrategia se enfoca en la importancia de los estudios y desalienta que los estudiantes salgan el jueves a tomar si no tienen clases los viernes);
  • Mantener la biblioteca y las áreas recreativas abiertas a horas más tarde;
  • Eliminar las contribuciones de la industria del alcohol en eventos deportivos (El aceptar dicha ayuda se puede percibir como que la universidad está mandando señales confusas a sus estudiantes);
  • Restringir las promociones y la publicidad de bebidas alcohólicas dentro de las universidades y en circulares de la universidad, especialmente la publicidad y las promociones de bebidas baratas;
  • Monitorear las fraternidades para asegurar que sigan las políticas establecidas y las leyes;
  • Ofrecer una amplia variedad de eventos sociales y actividades que no ofrezcan alcohol;
  • Disciplinar a los estudiantes que repitan una infracción y a los que se someten a situaciones relacionadas con el consumo;
  • Avisarle a los padres de esos estudiantes que repetidamente violan los reglamentos y las leyes sobre el alcohol y otras drogas;
  • Empezar una campaña entre los medios de información para que se enteren los estudiantes de las cantidades que se consumen en la universidad, ya que la mayoría de los estudiantes subestiman cuántos de sus compañeros toman y las cantidades que toman.

Imagenes

efectos de la coca en buenos aires

paco_2

Tipos de drogas y sus efectos

Nombre de Droga: Alcohol
Tipo de Droga: Depresivo
Datos para los Padres: Veinticinco por ciento de los estudiantes en octavo grado admiten haberse intoxicado por lo menos una vez.
Otros Nombres: Cerveza, vino, licor, booze
Forma de Consumo: Oral
Efectos: Adicción (alcoholismo), mareos, nausea, vómitos, resacas, dificultad de expresión, sueño interrumpido, problemas motores, conducta agresiva, problemas al embarazo, depresión respiratoria y muerte (en dosis altas).
Nombre de Droga: Anfetaminas
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: El uso crónico puede causar psicosis con síntomas de esquizofrenia.
Otros Nombres: Speed, uppers, ups, hearts, black beauties, pep pills, capilots, bumble bees, Benzedrine, dexadrine, footballs, biphetamine
Forma de Consumo: Oral, inyectado, jalado o fumado.
Efectos: Adicción, irritabilidad, ansiedad, presión alta, paranoia, psicosis, depresión, agresión, convulsiones, pupilas dilatadas, mareos, falta de sueño, falta de apetito, malnutrición, altos riesgos al VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas si es inyectado.
Nombre de Droga: Meta-anfetaminas
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Algunos usuarios no duermen por 3 a 15 días.
Otros Nombres: Speed, meth, crank, crystal, ice, fire, croak, crypto, white cross, glass. “Ice” es el nombre que se le conoce en las calles para el tipo que se fuma.
Forma de Consumo: Oral, inyectado, jalado o fumado.
Efectos: Adicción, irritabilidad, agresión, hipertermia, derrames cerebrales, paranoia, psicosis, convulsiones, toxicidad en el corazón y los vasos sanguíneos, alucinaciones, arritmia, formicación (la sensación de que insectos andan por debajo de la piel).
Nombre de Droga: Ecstasy
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Es la droga más popular en fiestas nocturnas (llamadas raves) y es la más común de las conocidas como “designer drugs”.
Otros Nombres: XTC, Adam, MDMA
Forma de Consumo: Oral
Efectos: Disturbios psiquiátricos como el pánico, la ansiedad, la depresión y la paranoia. Tensión muscular, nausea, visión borrosa, transpiración, palpitaciones elevadas, estremecimientos, alucinaciones, desmayos, escalofríos, problemas para dormir y falta de apetito.
Nombre de Droga: Ritalin
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Algunos niños la compran o se la roban a sus compañeros en la escuela.
Otros Nombres: Speed, west coast
Forma de Consumo: La pastilla es reducida a polvo y es jalada o inyectada.
Efectos: Falta de apetito, calenturas, convulsiones y dolores de cabeza severos. Alto riesgo al VIH, hepatitis y otras infecciones. Paranoia, alucinaciones, repetición de movimientos y tareas sin sentido excesivos, estremecimientos, tics musculares.
Nombre de Droga: Herbal Ecstasy/Efredina
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Ingredientes principales son la cafeína y la efredina.
Forma de Consumo: Oral
Efectos: Palpitaciones elevadas y presión alta. Ataques epilépticos, infartos, derrames cerebrales y muerte.
Nombre de Droga: Designer Drugs
Tipo de Droga: Estimulantes
Datos para los Padres: El cambio estructural de las moléculas de una droga para crear una sustancia nueva resulta en lo que se conoce como “Designer Drugs”
Otros Nombres: Synthetic heroin, goodfella
Forma de Consumo: Inyectado, jalado o fumado.
Efectos: Parálisis respiratoria instantánea. Alta posibilidad de sobredosis por su potencia. Muchos de los mismos efectos de la heroína.
Nombre de Droga: Cocaína
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Una droga muy adictiva. Uso frecuente puede producir la paranoia, alucinaciones, agresión, insomnio y depresión.
Otros Nombres: Coke, snow, nose candy, flake, blow, big C, lady, white, snowbirds.
Forma de Consumo: Jalado o disuelto en agua e inyectado.
Efectos: Adicción, dilatación de las pupilas, presión y latidos del corazón elevados. Respiración elevada, ataques epilépticos, infartos, insomnio, ansiedad, inquietud, irritabilidad, temperatura elevada, muerte de una sobredosis
Nombre de Droga: Crack
Tipo de Droga: Estimulante
Datos para los Padres: Una forma barata de la cocaína que puede ser aún más adictiva.
Otros Nombres: Fumado.
Efectos: Igual que la cocaína.
Nombre de Droga: Heroína
Tipo de Droga: Opiáceos
Datos para los Padres: Los que usan la heroína rápidamente desarrollan una tolerancia a la droga en forma que necesitan más y más para sentir los efectos o para sentirse bien.
Otros Nombres: Smack, horse, mud, brown, sugar, junk, black tar, big H, dope.
Efectos: Adicción. Vocalización poco clara, paso lento, pupilas contraidas, párpados perezosos, problemas con la visión nocturna, adormecimiento, depresión respiratoria o falta de respiración, resequedad de la piel, infecciones epidérmicas. Alto riesgo a VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas, si se inyecta.
Nombre de Droga: PCP
Tipo de Droga: Alucinógeno
Datos para los Padres: Los cigarrillos de marihuana pueden ser bañados en PCP sin que el fumador se entere.
Otros Nombres: Angel dust, ozone, rocket fuel, peace pill, elephant tranquilizer, dust.
Forma de Consumo: Jalado, fumado, oral o inyectado.
Efectos: Alucinaciones. Experiencias de desdoblamiento, problemas con la coordinación motriz, inhabilidad de sentir dolor, ataque respiratorio, desorientación, temor, pánico, agresión, alto riesgo al VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas si se inyecta. Muerte.
Nombre de Droga: LSD (Lysergic Acid Diethyl amide)
Tipo de Droga: Alucinógeno
Datos para los Padres: El más común de los alucinógenos. Las pastillas normalmente son decoradas con diseños coloridos o personajes animados.
Otros Nombres: Ácido, Acid, microdot, tabs, doses, trips, hits, sugar cubes
Forma de Consumo: Oral o como gelatina/ líquido puesto en los ojos.
Efectos: Temperatura y presión elevada, falta de apetito, falta de sueño, estremecimientos, alucinaciones crónicas.
Nombre de Droga: Hongos
Tipo de Droga: Alucinógeno
Datos para los Padres: Muchos de los consumidores consiguen las esporas de los hongos por correo.
Otros Nombres: Shrooms, caps, magic mushrooms
Forma de Consumo: Masticados o hervidos y tomados como té.
Efectos: Presión elevada, transpiración, nausea, alucinaciones.
Nombre de Droga: Inhalantes
Datos para los Padres: Cientos de productos caseros son jalados o inhalados para drogarse. Todos pueden ser tóxicos.
Forma de Consumo: Los vapores son inhalados.
Efectos: Dolor de cabeza, debilidad muscular, dolor en el abdomen, cambios drásticos en el humor, agresión, nausea, sangra la nariz, daño al hígado, el riñón y los pulmones, desequilibrios químicos peligrosos, falta de coordinación, fatiga, falta de apetito, se disminuye la capacidad de oír y la respiración; hepatitis o neuropatía periférica por uso constante.
Nombre de Droga: Marihuana
Tipo de Droga: En promedio, la primera vez que los adolescentes la prueban es a los 14 años.
Datos para los Padres: Weed, pot, reefer, grass, dope, ganja, Mary Jane, sinsemilla, herb, Aunt Mary, skunk, boom, kif, gangster, chronic, 420.
Forma de Consumo: Fumada o consumida.
Efectos: Ojos rojos, boca seca, uso de razón limitado o afectado, razón del tiempo alterado, habilidades que requieren concentración o coordinación son afectadas, como manejar un auto; paranoia, ataques de ansiedad intensificados, percepción alterada, se dificulta el asimilar información nueva, problemas con el aprendizaje, la memoria, la percepción y el criterio, problemas con el habla, con escuchar, pensar, atención de información y resolución de problemas.
Nombre de Droga: Esteroides
Tipo de Droga: Los que la usan están sujetos a más de un 70% de efectos secundarios dañinos.
Datos para los Padres: Rhoids, juice
Forma de Consumo: Oral o inyectado al músculo.
Efectos: Cáncer del hígado, esterilidad, rasgos masculinos en mujeres, y femeninos en hombres, agresión, depresión, acné, cambios de humor.
Nombre de Droga: Tabaco
Datos para los Padres: En Rosario el 60% de los menores de 18 años admitió haber probado ya. Y entre quienes fuman, el 75% se inició muy tempranamente, entre los 13 y los 16.
Efectos: Adicción, problemas con el corazón, la laringe, el esófago, la vejiga, el páncreas, el riñón y la boca, cáncer pulmonar,enfisema y bronquitis crónica, aborto espontáneo, niños nacen pesando poco.
Se sociable, comparte!
No votes yet.
Please wait...