Pensar Bien, Sentirse Bien de Walter Riso

Convertir este post a PDFEl libro Pensar Bien, Sentirse Bien toma como tema principal uno de los principales enemigos potenciales y reales del ser humano: el pensamiento. Walter Riso, un […]

El libro Pensar Bien, Sentirse Bien toma como tema principal uno de los principales enemigos potenciales y reales del ser humano: el pensamiento.

Walter Riso, un destacado psicólogo-escritor, realiza en esta obra un considerable aporte a la prevención del desajuste y del malestar que la irracionalidad de nuestro pensamiento puede causarnos.

Pensar es lo que más hacemos en la vida.

La mente humana tiene una doble potencialidad. En ella habita en bien y el mal, la locura y la cordura, la compasión y la impiedad.

La mente puede ser la causante de los actos más nobles y altruistas o la responsable del egoísmo infame.

La mente es la principal responsable de nuestros sufrimientos.

Cambiar implica pasar de un estado a otro, lo cual hace que inevitablemente, el sistema se desorganice para volver a organizarse luego asumiendo otra estructura.

Para cambiar, la mente debe hacer tres cosas:

a) Dejar de mentirse a sí misma (Realismo)

b) Aprender a perder (Humildad)

c) Aprender a discriminar cuando se justifica actuar y cuando no (Sabiduría)

El cambio requiere que desechemos durante un tiempo las señales de seguridad de los antiguos esquemas que nos han acompañado durante años, para adoptar otros comportamientos con los que no estamos tan familiarizados ni nos generan tanta confianza.

Este libro es una propuesta seria y fundamentada para empezar a pensar en uno mismo de una manera más racional y saludable, y lograr desarrollar nuestro potencial humano plenamente, ya que si pensáramos mejor, actuaríamos y nos sentiríamos mejor.

PENSAR BIEN, SENTIRSE BIEN

Parte 1: La Testarudez De La Mente Y La Resistencia Al Cambio

La mente humana crea un mundo y hace que nos encerremos en él, a veces no permitimos que la realidad penetre en este.

La mente es hiperactiva, inquieta, astuta, contradictoria. Nuestro aparato psicológico tiene intencionalidad, motivos, emoción y expectativas de todo tipo. A su vez es un tanto egocéntrica.

Cambiar implica luchar contra la incomodidad y el estrés durante un período, y que todo crecimiento se vincula a un grado de sufrimiento.

La novedad produce dos emociones encontradas: miedo y curiosidad. El miedo actúa como freno y la curiosidad obra como un incentivo que nos lleva a encontrarle respuestas a nuestras dudas, a explorar, a asombrarnos.

Tomar la decisión del cambio, de renovarse, requiere de mucha valentía.

Podemos llevar a cabo parte del cambio de dos maneras:

1. Lentamente (poco a poco despegarse de las teorías o creencias que hemos elaborado a lo largo de nuestra vida sobre nosotros mismos)

2. De manera rápida (aceptar lo que pueda ocurrir)

El paradigma son revelaciones externas convertidas en dogmas de fe que nos hacen creer cierto aspecto sobre nosotros, ya sea positivo o negativo. Es la certeza incontrovertible de que soy como me han dicho que soy.

Para poder superar un paradigma, debemos aprovechar al máximo situaciones límite, así revisaremos nuestra mente a fondo y comprobaremos lo contrario de aquellas certezas que creíamos ciertas. Muchas veces las condiciones limite debemos crearlas nosotros mismos, para enfrentar responsablemente, lo temido, lo desconocido o lo inseguro.

Permitir que la realidad penetre en el mundo creado por la poderosa mente.

Tres aspectos influyen para que la mente se cierre sobre sí misma y viva en el autoengaño:

– Economía cognoscitiva o mental/ Ley del mínimo esfuerzo

– Profecías autorrealizadas

– Estrategias evitativas y compensatorias.

Economía cognoscitiva o la ley del mínimo esfuerzo

La mente humana auto perpetúa la información, que ya tiene almacenada.

Cuando una información llega a nosotros y no coincide con nuestras creencias, resolvemos el conflicto a favor de nuestras creencias, nos hacemos trampa. Es más cómodo no autocuestionarnos.

La economía mental, la que nos tiene atados a nuestros viejos hábitos o creencias, depende de una serie de mecanismos erróneos llamados sesgos.

Tres sesgos importantes son:

1. Sesgos atencionales: cuando prestamos atención, no lo hacemos de manera objetiva y desprevenida. La atención debe ser balanceada, ver todo, desde lo bueno hasta lo malo, estar en contacto pleno con la realidad.

2. Sesgos de memoria: Los recuerdos no son tan objetivos como nos gustaría, como lo sugiere el sentido común, la memoria no permanece inalterable a través de los años.

Recordamos más fácil y mejor aquello que concuerda con nuestras creencias.

3. Sesgos perceptivos: Hace referencia a las interpretaciones irracionales, erróneas o ilógicas que hacemos de los hechos. Son conclusiones equivocadas que sacamos a partir de lo que observamos o recordamos. En resumen, los sesgos perceptivos nos hacen ver lo que no es en realidad.

Profecías autorrealizadas

Es la mayor expresión del autoengaño. Maneja el siguiente mecanismo:

– Parte de una profecía de algo que va a ocurrir

– Se hace todo lo posible para que la profecía se cumpla.

– Se cumple con la profecía para comprobar que se tenía razón.

Estrategias evitativas y compensatorias

Estrategias de evitación

también ayudan a la autoperpetuacion de los esquemas negativos. La evitación se impone sobre la razón.

Estrategias compensatorias / protectoras

Son comportamientos que sirven para reestablecer o equilibrar de alguna manera aquello que no nos gusta de nosotros mismos.

¿Para que la mente?

1. La mente como resultado de la evolución

La mente moderna evolucionó por la necesidad de resolver los problemas que tuvieron que enfrentar nuestros antepasados. Somos una especie con pocos recursos físicos para la supervivencia y fue gracias al desarrollo de la inteligencia humana que pudimos sobrevivir.

2. La mente como manifestación de lo trascendente

La mente cumple un papel trascendente, en tanto nos pone en un plano espiritual.

Somos la expresión espontánea de la vida; cada uno de nosotros forma parte del mismo principio único que se refleja en la autoconciencia.

Ver lo que es

Una mente sin autoengaños es más lucida y penetrante y permite ver las cosas como son, mira lo que en realidad es. Se permite tener contacto directo con la realidad.

La salud mental implica balancear los siguientes aspectos:

– Mis ideas (el mundo subjetivo)

– Los hechos (el mundo objetivo)

La realidad es curativa si dejamos que penetre nuestra mente, hasta nuestras creencias sin excusas; de lo contrario, si hay autoengaño, es muy difícil que el potencial humano se manifieste.

Parte II: Malos Pensamientos

Los malos pensamientos son las conclusiones a las que llegas después de analizar y procesar los datos. Si estas deducciones son inexactas, distorsionadas o equivocadas, es probable que la salud mental se afecte negativamente. No cabe duda que el pensamiento negativo y/o irracional dispara un sinnúmero de emociones perturbadoras y destructivas. La clave para mejorar estos malestares esta en disminuir los pensamientos negativos o cambiarlos por otros mas constructivos.

Algunos pensamientos negativos:

Pesimismo clónico

La vida de alguien con pensamientos pesimistas oscila entre la desilusión y la tristeza, para ellos el optimismo es una peligrosa enfermedad.

El paquete desesperanzador esta constituido por una serie de sesgos y actitudes cercanas a la depresión, la sensación que siempre embarga a las personas pesimistas es de incompletud.

Una variación del pesimismo es la anticipación catastrófica que es adelantarse siempre al futuro y esperar siempre lo peor.

El pesimismo se asocia a la depresión y la anticipación catastrófica a la ansiedad. Pero ambos tienen en común, concentrarse mas en lo malo, que en lo bueno; a su vez ambos van acompañados de estrés.

Pensamiento dicotómico o de extremos

El pensamiento dicotómico es un extremo orientado a la crítica destructiva y al perfeccionismo salvaje, ya que solo existe lo bueno o lo malo, la vida no tiene “matices”. Casi siempre va acompañado de la crueldad y esta a su vez, de la inflexibilidad.

El uso indiscriminado del pensamiento dicotómico enferma y consume.

Si la mente se acostumbra a vacilar de un extremo a otro, la ansiedad y la depresión serán inevitables.

-La excepción de la regla

Nunca se enseña el valor completo con sus limitaciones naturales.

La universalidad del valor no garantiza su verdad; el valor es un punto medio, es dinámico.

Personalización

Es una distorsión mental que consiste en adoptar una posición centralista.

Hay que sentir que uno controla su vida pero también, hay que aceptar que existen cosas que escapan al control personal pese a nuestros esfuerzos.

Podemos adoptar dos posiciones frente a la culpa que creer sobre los hechos:

1. Punto de control interno

Sentir que uno esta guiando su propia vida genera seguridad e incrementa la autoestima, pero empecinarse en ello mas allá de lo razonable no deja de ser un acto de arrogancia e irracionalidad, generando la tan temida culpa.

2. Punto de control externo

Es tener la idea de que no se es responsable de lo que nos ocurre y por lo tanto no tiene sentido intentar cambiar las cosas.

El punto de control externo elimina de un solo la autoestima porque nos cosifica, nos niega la posibilidad de escribir nuestra propia historia.

El punto de control externo en medida razonable ayuda a aprender a perder y resignarse cuando es necesario.

El pensamiento personalista aparece cuando nos quedamos en el extremo del punto de control interno y descartamos de manera irrazonable la influencia que puedan tener los eventos externos.

Pensamiento repetitivo o rumiador

Es darle muchas vueltas a una situación que causa malestar con la intención de responder los por qué, los cómo y los qué; tratando de hallarle una solución o aplacamiento, con el fin de alcanzar un consuelo, el cual no se alcanza.

La obsesión solo sirve para consumir nuestras facultades.

El pensamiento reiterativo no es otra cosa que la manifestación de la impaciencia.

Para superar estas situaciones ayuda mucho aprender a ver las cosas tal como son.

¿La parte o el conjunto?: dos estilos de pensamiento inconcluso

1. Racionalistas / Detallistas

Cuando se tiene en cuenta solo una parte del todo y se sacrifica el conjunto.

La sobregeneralización consiste en llegar a una conclusión general partiendo de uno o más incidentes aislados.

La emoción le da orientación y motivación al comportamiento, imprime energía y nos ayuda a comunicarnos, entre muchas más funciones.

Pensar racionalmente es eliminar el pensamiento supersticioso de nuestra vida y tender a un pensamiento más agudo, eficiente y saludable.

Los racionalistas/detallistas llevados al extremo configuran un cuadro clínico conocido como TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo).

2. Emocionales / Holísticos

Cuando se considera solamente el conjunto y se descarta la parte.

Es dejarse más por las emociones que por la lógica.

El sentimentalismo descontrolado imprime una cualidad impresionista, romantizada y dramatizada al pensamiento, lo cual genera un distanciamiento con la realidad, llevando a cometer errores de todo tipo.

El pensamiento emocional se presenta cuando un individuo considera sus sentimientos y/o emociones como evidencia de la realidad.

Los emocionales/holíticos pueden desarrollar una alteración psicológica reconocida como trastorno de la personalidad histriónica.

Parte III: Esquemas Saludables-Reflexiones Sobre El Arte Del Buen Vivir

Podemos crear estilos de vida o esquemas saludables que nos permiten superar o compensar algunas de las restricciones de nuestro cerebro y evolucionar hacia una existencia más tranquila y feliz.

Es requerimiento de la autorrealización la profunda exigencia en el hombre de sentido de anhelo por lo genuino y por lo no contaminado que nos permita ser verdaderamente libres.

Ser más que tener: la austeridad interior

Las personas no valen por lo que tienen sino por lo que son.

El modo de ser nos hacer crecer porque está a favor de la vida y la vivacidad y el de tener está al servicio del egocentrismo, del Narciso que llevamos dentro, de la esterilidad, del yo acaparador, de la posesión y la codicia.

Cuando estamos en el modo ser: somos auténticos, nos ubica en el mismo centro de nuestro ser, hacemos contacto con la singularidad que nos determina sin exaltar el ego.

En cambio, en el modo de tener se demuestra de muchas maneras el apego a las cosas materiales que se tienen.

Lo que somos nada tiene que ver con lo que tenemos.

Sabiduría más que erudición

Tratar de alcanzar la vida feliz a través de la razón o la prudencia. Pensar bien, sentirse bien.

La sabiduría es un conocimiento más vasto, más fundamental: se trata de cómo vivir mejor, estando bien consigo mismo y con los demás. La razón sin la experiencia no promueve el cambio.

El conocimiento nos instruye, la sabiduría nos transforma.

La mayor sabiduría es la alegría de conocer y vivir pese a nuestras limitaciones.

El otro como sujeto: ética más que moral

Respetar es tomar, al otro igual, en serio, y tomarlo en serio es aceptar que tiene algo para decir que vale la pena escuchar.

1. ¿Qué nos hace humanos?

Lo que nos hace humanos no es solamente la genética, sino lo social. Fue el hecho de estar junto a otros seres de nuestra misma especie lo que desarrollo nuestra humanidad actual.

La cadena de la vida es un contagio de la existencia que nos transmitimos los unos a los otros, casi siempre sin saberlo.

2. Cómo intentar ser ético

-Razonada

Comportarse éticamente es hacerlo de una forma que pueda ser recomendada y justificada, teniendo a los demás como testigos y observadores.

-Modelada

La razón y ejemplos de la sabiduría suele ser la más fructífera a la hora de tomar dediciones éticas que las de los mandatos y obediencia debida.

3. Una clave adicional: Ser coherente

Ser coherente internamente es pensar, actuar y sentir para un mismo lado. Los tres niveles de respuesta manifestándose de manera solidaria y conjunta. Mente y cuerpo unidos. Mente y corazón orientados hacia un mismo fin. Todo con muy pocas dudas para que la armonía no se disperse en contradicciones fundamentales.

Coherencia y flexibilidad, la clave de crecimiento personal: intentar ser consecuente pero abierto al cambio.

Aprender a perder

Reconocer la derrota y saber aceptarla es señal de inteligencia. Resignarse y comprender cuando escapa de nuestro control es señal de sabiduría. Desprenderse del futuro es trascendencia.

La terrible sensación de que falta algo es la trampa de la esperanza que se instala en la carencia.

Aprender a perder significa que cuando lo bueno se acabo debemos aceptarlo.

Es aprender a relacionarse con el placer y el dolor de manera menos patológica, ponderando el autocontrol.

Vivir la incertidumbre sanamente es aceptar el juego de lo imprevisible.

Acerca del perdón

El tema del perdón es arduo y complejo; son implicaciones terapéuticas de la misma vida actual en problemas en los que la ira, el rencor y el odio son determinantes.

1. Qué no es perdonar

a. Perdonar no es absolver. No implica borrar la falta como por arte de magia o ignorarla como si no hubiera sucedido.

b. Perdonar no es olvidar. No es amnesia.

c. Perdonar no es otorgar clemencia. No somos quienes para decidir el tipo de castigo o su intensidad.

d. Perdonar no es sentir compasión. La compasión es un sentimiento democrático, se trata de sensibilidad, de solidaridad emocional o de contagio, ya que el dolor ajeno nos toca o se refleja a través nuestro.

e. Perdonar no es renunciar a la justicia. El acto de perdonar no entraña que debamos renunciar a defender nuestros derechos o dejar de luchar por lo que creemos, más bien se trata de no entrar en el juego del odio.

2. Qué es perdonar

Es extinguir el rencor los deseos de venganza. Es negarse a que el resentimiento siga echando raíces.

3. Las condiciones del perdón

a. Solamente la persona ofendida es quien tiene el derecho a perdonar, ya que el perdón es algo personal.

b. El perdón requiere tiempo. Hay que sopesar muchas cosas, hay que pensar razones y darle razones al corazón para que decida.

c. El perdón solo se justifica si existe rencor u odio.

d. El arrepentimiento facilita el perdón, pero no es un a condición necesaria y suficiente. Condicionar el perdón al arrepentimiento es asumir una estructura autoritaria del perdón.

e. El error se disculpa, la maldad se perdona.

4. Caminos del perdón

El perdón es un regalo a uno mismo, pues se deja de sufrir y cultivar sentimiento que solo atormentan nuestro ser.

Perdonar es aliviar la carga que causa el rencor, es dejar mi corazón para que nuevamente crea y/o ame, es volverse al cause natural.

-Camino al amor: el amor desinteresado no requiere del perdón para subsanar las heridas psicológicas, porque no alberga rencor.

El amor es el antídoto principal contra el rencor y el odio.

-Camino de la compasión: la compasión es una virtud afectiva donde las razones sobran, es cuando se manifiesta que el dolor del otro puede transformarse a sí mismo en perdón.

-Camino de la comprensión: la comprensión puede prepara el camino para que el corazón de el vuelco, y tal vez logre perdonar.

-Camino del desgaste: a veces el desgaste que genera el rencores tal, que la persona decide perdonar pero como un acto de supervivencia. No hay amor, ni compasión, ni comprensión, solo cansancio hasta llegar a odiar el odio.

-Camino de la comparación: es compararse con la persona que causa el daño.

Es un proceso de comprensión pero referido a las similitudes del ofendido con el culpable.

Cuando se trata de perdonar, no importa tanto el camino sino el resultado.

CONCLUSIONES

Las conclusiones generales que el libro Pensar Bien, Sentirse Bien me ha dejado es que si pensáramos mejor, actuaríamos y nos sentiríamos mejor.

Si bien es cierto que nuestra mente es la causa principal de nuestros sufrimientos, también es cierto que somos capaces de revertir el proceso mental negativo; es cuestión de darnos cuenta, es decir conocernos a nosotros mismos, y de tener voluntad para querer llevar a cabo el proceso de cambio en todo nuestro ser, comenzando por la mente.

Como seres racionales, tenemos la facultad de darnos cuenta de nuestros errores y desaprender lo que aprendimos para mejorar y desechar los pensamientos o creencias que forman parte de nuestros sufrimientos.

Se sociable, comparte!
No votes yet.
Please wait...